Informe de la Agencia Cadena del Sur

Nocetti en la Patagonia:
La operación "terrorismo mapuche"

Hace más de un año y por pedido de Lewis-Bennetton a Macri, el jefe de Gabinete de Bullrich, comenzo a demonizar el reclamo ancestral, de un pueblo que ante la profundización macrista de la "extranjerización de la tierra", siente que está en peligro de extinción.

  • 5 de Septiembre
  • Política
Por La otra campana
Nocetti en Esquel

Desde la desaparición forzada el pasado 1° de agosto de un joven que apoyaba la causa mapuche por la disputa de tierras en la estancia de Benetton, muchos se preguntan ¿qué hacía ahí Santiago Maldonado? Por qué no preguntarnos ¿por qué estaba allí la Gendarmería nacional?

Hace más de un año la zona, que hoy se encuentra en el centro de la agenda por la desaparición forzada de Santiago Maldonado, hay situaciones que llevan a reflexionar más allá de los últimos 30 días.

El 16 de julio de 2016, en la Fiesta del Invierno en El Bolsón, distintas organizaciones sociales y representantes de pueblos originarios irrumpieron en el lanzamiento de la fiesta para reclamar la liberación de Facundo Jones Huala. La consigna era “fuera Benetton y Lewis del Walmapu”

Tres días después de esa irrupción, el 19 de julio, fueron denunciados “tres atentados” que habrían ocurrido en simultáneo: la quema de una retroexcavadora que estaba trabajando en el tendido subterráneo para conectar la central hidroeléctrica de Lago Escondido, propiedad de Joe Lewis, con El Bolsón, y una segunda máquina retroexcavadora incendiada ubicada a 4 kilómetros del primer siniestro. El tercer hecho fue registrado en una cabaña del complejo de petroleros en El Hoyo. La distancia que había entre el lugar donde estaban las máquinas de Lewis (Mallín Ahogado) y El Hoyo es de 25 kilómetros.

En todos los escenarios se encontraron panfletos de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM). Pero con una particularidad que le llamaría la atención hasta un ingresante de criminalística: estaban apoyados en el medio del barro, sin mancharse, como si alguien los hubiera colocado para la foto, como puede apreciarse.

“De un día para el otro, aparecen unos papeles inmaculados, en el medio del barro, firmados por RAM. Esos papelitos no fueron llevados a la justicia, nunca detuvieron a nadie y aparecieron en varios lados al mismo tiempo. Todos aparecían asociados a distintos incidentes que podrían ser fruto de grupos rebeldes o del aparato de inteligencia, es decir que fueron plantados. Todo esto favoreció a que los medios dijeran que había atentados y comenzaron a edificar la figura de terroristas, sobre todo la prensa de Chubut y el diario La Jornada”, sostuvo a la Agencia Cadena del Sur Julio Saquero, titular de la APDH de Chubut.

Nada más que ocho días después de esos “incendios”, apareció en escena por primera vez con nombre y apellido Pablo Nocetti, el jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad, persona que comandó la represión realizada el 1º de agosto y que terminó con la desaparición forzada de Santiago Maldonado.

¿Qué dijo Nocetti el 26 de julio del año pasado? Sus palabras quedaron registradas por Radio Nacional Esquel.

“Estamos preocupados por los hechos de violencia de los últimos días. Estamos observando qué medidas tomar como Ministerio de Seguridad de la Nación. El hecho de que haya una organización que pretenda imponer por la fuerza sus ideas, entendemos que es un delito federal. Ha habido dos hechos diferentes en El Bolsón y El Hoyo que se lo estaría adjudicando la RAM”, manifestó el funcionario.

A esta altura de la historia, Nocetti es el hilo conductor que va construyendo de manera subrepticia la “amenaza mapuche”. Los supuestos atentados le sirvieron de excusa para implantar la idea del “terrorismo” en la zona.

Según publicó Horacio Verbitsky el 13 de noviembre de 2016, las mismas palabras de Nocetti expresadas en una nota con Radio Nacional Esquel fueron incluidas en un informe elaborado por el Ministerio que comanda Patricia Bullrich, fechado el 30 de agosto de 2016, un día antes del inicio del juicio de extradición a Jones Huala, el cual fue anulado ya se comprobó que el principal testigo había aportado información bajo tortura.

En noviembre de 2016, a los tres meses de este informe interno del Ministerio de Seguridad, que colocó a una pequeña comunidad mapuche como terrorista, el Gobierno nacional envió a la localidad de El Maitén un contingente de Gendarmería. Se alojaron en el Gimnasio municipal Nº2 y de ahí no se fueron más. De hecho, su intendente, Rubén Currilen, suele agradecer en público la “ayuda” de Benetton para que el municipio pueda pagar los sueldos en tiempo y forma. Desde entonces, esta localidad se convirtió en la base de operaciones de Gendarmería. A casi un mes de la desaparición forzada de Santiago Maldonado, las fuerzas federales siguen ahí.

La planificación estatal en contra de la comunidad mapuche continuó el 10 de enero de 2017, cuando Gendarmería irrumpió en el Pu Lof Resistencia de Leleque, en la estancia de Benetton. Allí cayó preso Ariel Garzi, amigo de Santiago y testigo clave en su desaparición forzada.

“Fui al primero que agarraron el 10 de enero, con un impacto de bala de goma en la cabeza. Después de esa fecha sufrí el hostigamiento permanente de la policía de Rio Negro, me paraban por la calle por supuestos controles de rutina y cuando se enteraban que era yo, me pegaban. Un viernes a las 3 de la mañana, cuando salía de un bar, me para una Ranger con tres masculinos también por un supuesto control de rutina, me subieron al patrullero y me dieron vueltas pegándome. Como vieron que a los golpes no podían sacarme nada –me preguntaban por la RAM- el oficial que estaba atrás sacó un 38 y me lo empieza a gatillar en la cabeza tratándome de indio de mierda y terrorista. Desde enero la persecución es muy fuerte”, narró a Cadena del Sur Ariel Garzi.

-¿Por qué creés que hay una escalada represiva?, preguntó esta Agencia.

-Es todo por intereses económicos. Les molesta que la lucha de los mapuches se la hagan a Benetton que tiene más de 900.000 hectáreas en La Patagonia y ellos reclaman 1000 hectáreas. Están desapareciendo gente para proteger los bienes de millonarios extranjeros y nacionales-, concluyó Ariel.

Lo que manifiesta Ariel puede corroborarse en la sistematicidad que siguió a aquella represión del diez de enero, cuando diferentes entidades rurales de Neuquén, Río Negro y Chubut empezaron a pedir más presencia de Gendarmería en la zona. 23 de enero 2017: La Federación de Sociedades Rurales del Chubut, reunida en el marco de la Exposición Ovina de Esquel, emitió un comunicado que fue publicado por el sitio oficial de la Gobernación, a cargo de Mario Das Neves. “Resulta imprescindible que la provincia del Chubut, sus habitantes y productores recuperen la paz social que ha sido interrumpida por la actividad de grupos violentos. También requerimos a las autoridades judiciales de la provincia, que dejen de lado la presencia fotográfica y se ocupen debidamente, en tiempo y forma de dirimir los conflictos que han sido debidamente judicializados”, puede leerse en el comunicado.

El 28 de enero 2017: El presidente de la Sociedad Rural de Neuquén, Martín Zimmermann, solicitó abiertamente la presencia de Gendarmería: “Queremos plantearle a la ministra (Patricia Bullrich) la posibilidad que las fuerzas nacionales se involucren en el problema. Si la policía provincial no da abasto, es bueno que pueda actuar más gendarmería”.

13 de febrero 2017: El vicepresidente de la Sociedad Rural de Bariloche, Santiago Nazar, no ahorró calificativos hacia los pueblos originarios. “No vacilan en golpear, matar o incendiar”, aseguró. En un encuentro realizado en la exposición de Dina Huapi, el titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa, manifestó: “La Argentina tiene historia en la lucha contra la subversión”, y luego solicitó no “volver a ese conflicto”.

Desde agosto del año pasado, Nocetti comenzó a planificar el accionar conjunto de las fuerzas de seguridad federales y provinciales para atacar a los pueblos originarios mapuches de La Patagonia. La represión en el Pu Lof Resistencia en Leleque, que desembocó en la desaparición forzada de Santiago Maldonado, forma parte de la construcción de ese nuevo “enemigo interno”, al igual que la Dictadura Cívico Militar consideraba subversivos a los guerrilleros y militantes políticos de la época.

El plan sistemático en contra de la comunidad mapuche tomó estado público en julio de 2016, tal como marcamos al inicio de esta crónica. Cuatro meses antes, el presidente de la Nación, Mauricio Macri, había pasado unos días en la estancia de su amigo Joe Lewis, en Lago Escondido. Macri llegó a la estancia de Lewis el 24 de marzo de 2016. ¿Habrá sido ese el escenario para planificar la escalada contra las comunidades mapuches?

Lo que está en juego con la construcción de la figura de “enemigos públicos” y “terroristas” no son solamente los pueblos originarios sino todos los actores sociales y políticos que osen manifestarse en contra de este Gobierno. “Hay un combo que opera en todo esto, con servicios de inteligencia que trabajan en medios de comunicación pagados por el Gobierno de Chubut, material que luego es enviado al diario Clarín y La Nación. Ahí comienza una campaña feroz en contra de la comunidad mapuche. Ustedes dirán, ¿una gomera puede llegar tan lejos, hasta Clarín o La Nación? Sí, puede llegar hasta el mundo tanto para preocupar a la BBC o medios de Alemania. Santiago Maldonado cae en medio de esta acusación de terrorismo”, concluyó el representante de la APDH de Chubut.

Audios filtrados que prueban...




Fuente: Página 12 - Pájaro Rojo

El pasado de Nocetti
(Fragmento de PRONTUARIO)

Los cargos en democracia, para integrantes o simpatizantes de la dictadura, no es una exclusividad personal del presidente. Pablo Noceti (integrante del equipo de abogados de Eduardo Munilla y Alfredo Bataglia, defensores del general Leopoldo Fortunato Galtieri en el juicio a las Juntas), defendió al teniente coronel, Fabio Carlos Iriart (ex comandante de la subzona militar 14, máximo responsable de la represión ilegal en La Pampa); al coronel Néstor Omar Greppi (ex secretario general del gobierno de facto en La Pampa) y al ex policía Eduardo Angel Cruz (actuó en el circuito Atlético-Banco-Olimpo). Patricia Bullrich, lo nombró como su jefe de Gabinete en el ministerio de Seguridad.
Un poco más de verde oliva, en la estructura de Cambiemos. El coronel Guillermo Siri, fue designado secretario de Seguridad del gobierno de Morales en Jujuy. Siri encabezó la detención de Milagro Sala, recordando sus tiempos como jefe del Regimiento 20 de infantería, "Cazadores de los Andes". Otro de los viejos uniformados de Morales, su secretario de transporte, comandante Luis Martin, ex jefe del Escuadrón 53 La Quiaca de Gendarmería Nacional.

30 DE JUNIO 2016
DECRETO PARA TERMINAR CON LEY DE TIERRAS
(Fragmento de PRONTUARIO)

La costumbre de pasar por encima de normas constitucionales, en temas de alta sensibilidad política, económica y social, fue ratificada el último día de junio, con el Decreto 820/2016. Amparado en la excusa de la “búsqueda de inversiones”, Macri modificó la Ley de Tierras Rurales 26.737 (2011); ampliando los límites para la compra de campos y favoreciendo la apropiación de espejos de agua y otros recursos, por parte de ciudadanos extranjeros.
A mediados de junio, un gran aliado del macrismo, el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey, brindó un adelanto del Decreto en el Pre Coloquio IDEA 2016. En ese foro del capital, el funcionario instó a terminar con la ley kirchnerista que limita la venta de tierras a capitales extranjeros”.

La norma impulsada por el kirchnerismo, ordenaba que el 15% del total de tierras rurales del país, podía ser extranjerizada; porcentaje que no afectaba a las propiedades adquiridas con anterioridad a la ley. Cambiemos eliminó por completo los controles que estaban a cargo de la UIF y la AFIP, sobre el capital que aterriza en la Argentina para comprar parte de su superficie e invitó a convertir el país en un gran negocio inmobiliario.
Para poner en contexto esta resolución, busquemos en el archivo presidencial tres historias del pasado reciente, que están en sintonía con la extranjerización del suelo argentino.
El 21 de diciembre de 2015, Macri recibió en su despacho a Kris, la viuda de Douglas Tompkins. El estadounidense falleció a principios de ese mes en un accidente de kayak y ella llegó a la Rosada para donar 150 mil hectáreas al Estado, con la intención de crear un Parque Nacional en el litoral.
El millonario había comprado 205 mil hectáreas en Corrientes: 105 mil de campos y lagunales en la zona de Perugorría; 60 mil en los Esteros del Iberá (una de las mayores reservas de agua dulce del planeta) y 40 mil que estaban en manos del Grupo Blaquier.
Después de adquirir 300 mil hectáreas en Chile, comenzó a quedarse con una porción de la Patagonia. El principal emprendimiento en el sur, fue Monte León (62.750 hectáreas en la costa de Santa Cruz) y luego se hizo de las estancias El Rincón y Dor-Aike.
Cuando a 2015 le quedaban 11 días, la esposa del magnate se llevó como regalo, una promesa del presidente: congelar las dos represas planificadas en acuerdo con China (Kirchner y Cepernic). Un dato que más tarde, el gobierno nacional tuvo que dejar inalterable cuando el gigante asiático exigió explicaciones por la amenaza de incumplir el acuerdo.
Capítulo dos. En Semana Santa 2016, el primer mandatario descansó en las tierras del magnate inglés, Joseph Lewis, súbdito de la reina que controla Edenor y que posee una fastuosa estancia en Río Negro, a 45 kilómetros del Bolsón. Se trata del apropiador de Lago Escondido, robo por el cual está en juicio contra el Estado nacional.
El presidente llegó a la estancia con su familia, a bordo del helicóptero privado de Lewis, horas antes de dirigirse al Hotel Llao Llao para despedir a Barack y Michele Obama, que por entonces se encontraban en la Argentina. El hecho generó la denuncia ante la Oficina Anticorrupción, del diputado nacional del Frente para la Victoria-Río Negro, Martín Doñate, para que ese organismo investigue si el presidente incurrió en el delito de dádivas.
Historia tres. Eduardo Elsztain sonó en los medios en marzo de 2017, cuando trascendió su intención de comprar gran parte de Malvinas. Un capitalista que opera en todo el planeta, como uno de los financistas más cercanos al poder de Estados Unidos e Israel. Es el mascarón de proa de la nueva oligarquía terrateniente argentina, de la mano de una fortuna que amasó trabajando con George Soros en los ’90. Preside el Grupo IRSA (inversiones inmobiliarias y agropecuarias) y es titular de Cresud S.A (negocios agropecuarios). La empresa tiene como representante a Augusto Rodríguez Larreta, el hermano de Horacio.
El mayor terrateniente del país, tiene un millón de hectáreas, la mayoría de los shopping le pertenecen (Abasto Shopping, Alto Avellaneda, Alto Palermo, Alto Rosario, Rosario; Buenos Aires Design, Córdoba Shopping, DOT Baires Shopping, Mendoza Plaza, Paseo Alcorta, Patio Bullrich, etc.) Según el diario británico “Evening Standard”, Elsztain quiere comprar la Falkland Islands Holding Group, la firma más importante de Malvinas y la principal propietaria de tierras en Puerto Argentino.

Cuando no hay billetes, se paga con tierra. En 1877 Argentina sumaba más de medio siglo de incómoda convivencia, con el empréstito de la Baring Brothers. Aquella deuda externa impagable que instaló Rivadavia, había crecido muchísimo con los costos de la Guerra de la Triple Alianza. Dos historias que casualmente, protagonizamos a pedido de Inglaterra: servirles en bandeja un negocio financiero brillante y terminar con el desarrollo de la industria nacional del Paraguay de Solano López.
Por entonces, Juan Bautista Alberdi diagnosticó al paciente y recomendó el tratamiento que supuestamente iba a terminar con todos los males, para siempre: “Una de las causas de crisis en Sud América, ha venido a ser el afán ignorante y ciego de crear una industria fabril sudamericana, rival de la industria europea, por medio de una legislación protectora. La tentativa es del mismo linaje de locura, que la batalla de Don Quijote con los molinos de vientos”.
Para salir de la crisis, el padre de la Constitución Nacional escribió el tratamiento más adecuado. Primero, la “supresión casi total del gasto en instrucción pública. Los discípulos deben pagar los sueldos de sus maestros. Las ciencias son un saber de mero lujo”. Segundo, “aplazamiento de las obras públicas, menos indispensables”. Tercero, “privatización de los bancos oficiales”. Y por último, un dato singular: “La venta de las tierras desiertas de la Patagonia, Chaco y Misiones, a los acreedores extranjeros”.
A la última dictadura se le ocurrió algo parecido, pero a través de una cara mucho más contemporánea del coloniaje. En 1979 a los militares se les ocurrió convertir a Gastre (Chubut), en un basurero nuclear al servicio del mundo desarrollado. Se hablaba de esas concesiones con olor a muerte, a cambio de condonar deuda externa y las negociaciones con Suiza, avanzaron rápidamente. El freno lo pusieron los europeos, después hablar con Carter: “No pongan residuos de alta actividad como plutonio, en manos de genocidas, porque los pueden convertir en bomba atómica”.
El proyecto fue reflotado por la versión neoliberal del menemismo, hasta que en 1996 el pueblo patagónico se puso de pie y dijo NO. Las negociaciones las habían iniciado, técnicos del Banco Mundial a nombre de los interesados: Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, Suecia, Suiza, Francia, Bélgica y Canadá.
A principios de 2016 Grecia vendió Piero, el puerto comercial más importante, uno de los más antiguos del Mediterráneo. Cinco siglos antes del nacimiento de Cristo, Pireo fue considerado el centro comercial más importante del mundo. El grupo chino COSCO, salió de compras y encontró en oferta, por poco más de 280 millones de dólares, el 51% de las acciones. Dentro de cinco años, pagarán otros 350 millones con la ganancia que les deje esa porción de “ex territorio” griego, para quedarse con el 67% del puerto. Grecia no recibirá un mango. Todo se utilizará para el pago de la deuda externa.
Alberdi tenía razón, algunos cuando no hay billetes se paga con tierra…

Fuente: Pronturario, no hay neoliberalismo sin traición de Gustavo Campana

Compartir