Política 19 de Diciembre

19 Y 20 de diciembre de 2001

ARGENTINAZO CONTRA EL NEOLIBERALISMO

Por Gustavo Campana

Final con hambre y muerte del segundo desembarco de la fase caníbal de la economía de mercado, en nuestro país. 39 muertos y 180 mil millones de dólares de deuda externa.

Hace exactamente 17 años, cada argentino debía 3.800 dólares. La deuda externa era de 180 mil millones, gracias a los verdes que se importaron para estirar todo lo posible, aquella paridad ficticia con el dólar. En el capítulo final de la convertibilidad, la Alianza se encargó de sumar los últimos 95 mil millones: Blindaje (40 mil) y Megacanje (55 mil). Suponemos que por entonces, Fernando De la Rúa manejaba todos estos datos…
Cada 10 argentinos modelo 2001, 2 eran marginales y vivían en la banquina del sistema, 6 eran pobres y 2 correspondían a la clase media o media alta. Imaginamos que el presidente, conocía estas cifras…
El 24% de la población no tenía trabajo y de los que laburaban, el 40% estaba en negro y 20% hacía changas. Seguramente el titular del Ejecutivo, estaba al tanto de esto…
Por orden de Domingo Cavallo, los bancos congelaron los depósitos. Por orden del hambre, comenzaron los saqueos. Por orden de De la Rúa, el Estado de Sitio volvió después de mucho tiempo el 20 de diciembre.
El saldo del último día de la segunda experiencia neoliberal en la Argentina, terminó con casi 4.500 detenidos y 39 muertos. Siete eran menores de edad, entre ellos Eloísa Rosa Paniagua y David Ernesto Moreno, que apenas tenían 13 años. Sin dudas, el dueño temporal del sillón de Rivadavia y su equipo, nunca los lloraron.
El presidente nunca supo quiénes eran y cómo murieron Graciela Acosta, Sergio Pedernera, Gastón Riva, Luis Fernández, Jorge Cárdenas y Sergio Miguel Ferreyra. Nadie le dijo al presidente, quiénes fueron Romina Iturrain, Alberto Márquez, Ricardo Villalba, Graciela Machado, Daniel Enrique Mataza, Gustavo Benedetto y Rubén Aredes.
Ninguno de los hombres y mujeres de aquel gabinete, sabe quién fue Diego Lamagna, Carlos Almirón, Ramón Alberto Arapi, Walter Campos, Damián Vicente Ramírez y Juan Alberto Delgado. El capital protegido por las balas del Estado, no se pregunta hoy por Roberto Agustín Gramajo, Claudio Lepratti, Cristian Eduardo Legendre, María Rosales, Ariel Maximiliano Salas, José Vega y Ricardo Villalba. El capital protegido por las balas del Estado, no se pregunta quiénes fueron Diego Avila, Víctor Ariel Enríquez, Julio Hernán Flores, Pablo Marcelo Guías, Marcelo Alejandro Pacini, Yanina García, Rubén Pereyra, Elvira Abaca, Carlos Manuel Spinelli, Maximiliano Tasca y José Daniel Rodríguez.
Todos asesinados, entre el 19 y el 20 de diciembre de 2001.

TRES AÑOS ATRAS: Con el título “EL SISTEMA REGRESO Y MUCHOS PROTAGONISTAS SE REPITEN” (Visión Nacional-Radio Nacional, 20 de diciembre de 2015), sentenciamos que “Muchos nombres y apellidos están de vuelta sin haber pagado ningún costo por aquello. La ideología que provocó el derrumbe del país y que mató en nombre del establishment, está vivita y coleando.
El diccionario político-económico de la derecha, se encarga constantemente de instalar una valorización paralela de las palabras de alta sensibilidad. Ellas conservan su apariencia, su sonoridad amigable y la simbología con la que fueron paridas. Pero en casi todos los casos, esta versión representa exactamente lo contrario, de su significado madre. El caso más emblemático, es libertad. Se trata de uno de los términos, más emparentados con democracia y hasta podríamos arriesgar que es el sinónimo más cercano. Conociendo todas estas bondades, los viejos conservadores argentinos decidieron a mediados de la década del ’70, pedir prestado a la política estadounidense, un término que por necesidad de aplicación, malversaron: liberales. En teoría (solo en teoría), en el norte se bautiza históricamente de esta manera, a los adoradores del mercado y a los que paralelamente, hacen un culto de los derechos ajenos.
Por estas Pampas, los primeros en llevar ese rótulo, fueron los dueños de la economía de la última dictadura; curiosamente un tiempo basado en la dominación a sangre y fuego de la población y de sus bienes de producción. Cuando el ministro de Hacienda y Finanzas, habla del final del cepo, lo hace como si fuera un integrante de la Asamblea del año XIII, que propone el fin de la esclavitud. Pero en realidad, está condenando a millones de seres humanos a una escena conocida: devaluación, suba del dólar, aumento de precios y depresión de los salarios.
Cuando habla de desmantelar el esquema de administración del mercado cambiario, dice que el pez más grande goza del derecho de comerse al más chico, porque hay que respetar las leyes de la naturaleza. El nuevo equipo económico, anunció con libreto viejo, la flexibilización de los controles para el ingreso de capitales especulativos vigente desde 2005, reduciendo el requisito de permanencia a 120 días y eliminó la obligación de constituir un depósito no remunerado por un año, por el 30%. A jugar ratones, que el gato se fue de vacaciones… Bicicleta financiera (como le decíamos en tiempos de Martínez de Hoz), para todos y todas. Página 12 destaca esta mañana en ‘Los grandes ganadores de la devaluación’, que ‘100 empresas acaparan el 75% del total de las exportaciones y apenas 25 más de la mitad. De ellas 12 están ligadas al agro, 6 son automotrices, 4 mineras o petroleras. Completan Techint, Aluar y Molinos. También están las que estos años acumularon grandes cantidades de dólares en bancos o silo bolsas’.
Por su parte, Perfil afirma en primera plana, que ‘8 de cada 10 empresarios van a trasladar la devaluación a precios: 90 dueños y CEOs de empresas lo revelaron en una encuesta exclusiva, aunque difieren en cuál será el porcentaje’. La mayor perversidad del mensaje, pasa por instalar que estas medidas representan “un puntapié inicial para reactivar el crecimiento económico”.
La negativa mixtura que representan, eliminación de retenciones, libertad del mercado cambiario, apertura de las importaciones en enero, devaluación, aumento de precios, nuevo endeudamiento externo y quita de subsidios; solo hablan de Pymes cerradas, suspensiones, despidos y brusco descenso del salario, para los privilegiados que mantengan su trabajo. El resto, como en los ’90, quedará afuera del sistema. Hoy, despachos con funcionarios hambrientos de ajuste y achique, salieron de cacería. Hoy el poder económico, está por encima del poder político.
A cambio ofrecerán la paz de los cementerios, porque con economía muerta, nunca hay inflación. Un ex presidente que de la mano del macrismo, goza de su primera estatua en la Ciudad de Buenos Aires, dijo alguna vez: ‘La economía nunca es libre, o la controla los representates del pueblo en beneficio del pueblo o queda en manos de las corporaciones’. Los mismos que jugaron a emocionarse con el bronce del general, en diez días de gobierno lo derribaron para siempre… El país gobernado por gerentes, el Estado que abandona su rol de juez, entre en el capital concentrado y el hombre común, dejó la primera prueba de su crueldad con el caso Techint. Obreros se sentaron a negociar con el Ministerio de Trabajo el despido de casi 200, con el que hasta hace pocos días, era su gerente de Recursos Humanos.
Algo similiar sucedió cuando se conoció a los nuevos integrantes de la Unidad de Información Financiera y aparecieron los abogados más prestigiosos de los lavadores de dinero. Algo parecido cuando el presidente intentó nombrar por decreto a dos jueces y uno era la mano derecha de Lorenzetti y el otro de Clarín. Mientras tanto, la Justicia sigue con los ojos vendados, para que Magnetto puede seguir eludiendo la aplicación de la adecuación a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Después de la marcha del jueves, un juez hizo lugar a un amparo solicitado por un grupo de periodistas del multimedios y frenó la descapitalización del grupo que tiene el 70% de las comunicaciones en sus manos. La nueva violación a la Ley de Medios, llegó por un ruego de nueve defensores de la libertad de prensa: Julio Blanck, Nelson Castro, Jorge Fernández Díaz, Jorge Lanata, Alfredo Leuco, Marcelo Longobardi, Joaquín Morales Solá, Magdalena Ruiz Guiñazú y Eduardo van der Kooy.
Un día como hoy, pero hace 14 años, el saldo del último día de la segunda experiencia neoliberal en la Argentina, terminó con casi 4.500 detenidos y 36 muertos. Los que están sentados en el banquillo de los acusados, por las muertes porteñas seguramente serán inhabilitados para ejercer cargos públicos; sin embargo los cultores de la política económica que hizo estallar al país, hoy están nuevamente en sus despachos. El sistema regresó y muchos protagonistas se repiten. Que aquellas muertes no hayan sido en vano…”.

+ Noticias

El desempleo subió al 9% en el tercer trimestre
180 MIL DESOCUPADOS MAS

La desocupación fue del 9% en el tercer trimestre del año, según datos publicados por el INDEC.

25.206 pesos para no caer en la pobreza
NOVIEMBRE: CANASTA BASICA INFLACIONARIA

El Indec dio a conocer los datos de la Canasta Básica Total en noviembre y reveló que Una familia tipo precisó un ingreso de 25.206 pesos para no caer en la pobreza.

Casi la mitad compra menos alimentos
PARA EL 60% TODO ESTA PEOR

El Centro de Estudios Metropolitanos (CEM), dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), presentó su octavo Monitor de Clima Social sobre inseguridades sociales en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA). En esta oportunidad las variables a tener en cuenta fueron la económica, laboral y alimenticia, comparadas con el mismo trimestre del 2017.

A un año de la reforma previsional
LOS JUBILADOS ESTAFADOS POR EL MACRISMO

El universo de derechos que el kirchnerismo construyó para la clase pasiva, fue herido de muerte por tres medidas claves del macrismo: el fin de las moratorias, la reparación histórica y el cambio del cálculo de aumento.