Cultura 9 de Abril

De todos, de nadie

BLAS RIVERA

Por La otra campana

Blas Rivera lleva algunos años en el negocio, ¿Cuántos?: nadie lo sabe. Algunos pensamos que es un ser sobrenatural, un delirio, un genio. Lo es, sin duda. Solo que hay algunos a los que no les da la gana darse por enterados, será porque no le han escuchado; de otro modo, no se entiende.

Blas es saxofonista y tanguero, pianista y jazzista, Piazzolla y Jobim, Córdoba, Argentina, y todo lo que queda a su alrededor: el mundo, o sea. Blas lo reúne todo para llegarse a sí mismo, que es el destino final de su música. Con esto, que Rivera es él y nadie más. Emoción, pasión y una sonrisa perdida en el camino.

Sale a escena Blas y nos cuenta de cuando, siendo niño, tocaba “Caminito” para las visitas, solo que él odiaba “Caminito”, y a las visitas. Y, así como eso, nos habla de sus progenitores llegados de ultramar a la Argentina para no volver, y de su estancia de estudiante de música en los Estados Unidos, y, más luego, en Madrid, ya como profesor titulado, y de Rio de Janeiro, donde reside. Ahí, subido a la tarima, nos mira con esa forma de mirar transversal tan suya, y nos habla de sus cosas, y de otras muchas, porque Blas tiene mucha vida que contar y que tocar, y de ahí viene todo. Y es así, que su música está transitada por cuanto ha vivido, su geografía humana y personal, o musical, su todo.

“Jaque mate” es su último proyecto/disco/cosa, de una belleza triste y hermosa, doblemente hermosa, por lo que se escucha y por lo que no, lo que se dice y lo que queda tras de la celosía, entre tinieblas. Con ello, que estas canciones que componen el último proyecto/disco/cosa de Blas Rivera, se le meten a uno por donde suelen meterse estas cosas. Quede claro: Blas Rivera es equivalente, únicamente, a sí mismo. Rechace imitaciones.
Chema García Martínez
El País, Madrid.

Rodolfo Walsh, periodista y escritor, acribillado a tiros en plena calle al día siguiente del primer aniversario del golpe militar, en Buenos Aires.

Juan Gelman, poeta, exiliado en México. Sus 2 hijos desaparecieron durante la dictadura en Argentina.

Osvaldo Bayer, historiador, escritor y periodista. Exiliado en Alemania durante la dictadura militar en Argentina.

Arturo Jauretche, pensador, escritor y político. Exiliado en Montevideo durante el gobierno del general Pedro Eugenio Aramburu.

Manuel Scorza, escritor y poeta peruano. Doblemente exiliado en Chile, Brasil y, finalmente, París.

JAQUE MATE
Los mataron a todos, o casi todos. Después, me tocó a mí… ¡jaque mate! ¿Y ahora?... Y ahora, ¿qué hacemos? Aguantamos. Nos metemos por cualquier lado, por donde se pueda, por las rendijas. Eso es Jaque mate, un disco hecho a las trompadas, con poco, con casi nada. Un tango improlijo, a borbotones, para seguir existiendo, tango con lo que tengo. Evocamos a Rodolfo Walsh, Juan Gelman, Osvaldo Bayer, Arturo Jauretche y Manuel Scorza. Miento: fueron ellos quienes me atravesaron a mí. Yo solo intenté escucharlos, mantener viva esta memoria sudaca.
Blas Rivera

+ Noticias

Funes, el memorioso
RECUERDOS DEL PERONISMO (1943-1956)

Cuenta la epopeya que comenzó el día en que nos refrescamos las patas en la fuente y cruzamos la calle Balcarce para instalar el sueño de una patria nueva en el balcón de la Rosada.

El Gobierno quiere revancha
OTRO CAMINO PARA LLEGAR A LA REFORMA

Hasta ahora no tuvieron suerte y van por la revancha. Se viene la “Comisión de Diálogo Social”.

La propuesta del kirchnerismo
VICENTE LOPEZ CON CRISTINA

Con la consigna, "Hay otro camino", las veinte agrupaciones que forman parte del espacio, lanzaron la campaña 2019.

Moreno
EDUCACION PUBLICA EN CRISIS

En la tarde de ayer tres compañerxs de la secundaria 36 de Bongiovani, sufrieron los golpes provocados por el desprendimiento de un vallado de obra.