Política 16 de Febrero

Decíamos ayer...

2016: CUANDO TENGA LA TIERRA

Por Gustavo Campana

Dos hombres pelean en silencio desde hace muchísimos años, por quedarse con el bautismo de la tierra, que ayudaron desde lugares muy distintos, a convertir en pueblo. Muy cerca de Mercedes, en la provincia de Buenos Aires, una localidad lleva oficialmente el nombre del que loteó los terrenos en los que a principios del siglo XX, se afincaron centenares de familias inmigrantes. Pero con el tiempo, los habitantes se encargaron de poner en su justo lugar el homenaje y hoy cuando se habla de ese punto de la geografía bonaerense, todos invocan el recuerdo del que peleó para que el ferrocarril se desviara unos kilómetros, para subsanar el olvido original.

La localidad se llama Jorge Born, pero cuando le preguntan a su gente por su lugar en el mundo, contestan con el nombre y apellido de la estación de tren: Tomás Jofré.

Ningún dato simbólico es cáscara vacía. Con el dueño de las hectáreas, no hubo, ni hay lazo afectivo. No hay puentes que unan a Born, con el sentimiento popular.

Pero con el hombre que les dio un derecho fundacional, mucho más importante que el remate de los campos, todos tienen una deuda imposible de pagar.

Jofré, maestro y hombre de leyes, guarda otro dato singular en su archivo. A pedido del Coronel Perón, en su histórico paso por la Secretaría de Trabajo y Previsión, redactó en 1944 una serie de normas laborales que revolucionaron para siempre, la relación del argentino, no solo con la tierra, sino con su condición obrera en cualquier circunstancia: el Estatuto del Peón de Rural.

El pueblo de Born, no habla de su pago mencionando al dueño de la tierra; lo hace curiosamente a través del que impulsó la ley que lo dignificó después de siglos de explotación esclava.

Perón firmó el decreto 28.169, el 8 de octubre del '44 y tres años después, el Congreso ratificó aquellas históricas normas, a través de una ley. En ese mismo 1947, la actividad redondeó sus derechos, con la creación de la Federación Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores, el antecedente directo, de la Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE) y su Obra Social, OSPREPA.

Para los apropiadores de las tierras más fértiles del país, cuyos herederos recibieron el título de dueños, el Estatuto fue una declaración de guerra: "Descanso dominical, alojamiento adecuado, asistencia médica, vacaciones anuales pagas, rescisión del contrato de trabajo e indemnización en caso de despido".

La Confederación de Sociedades Rurales, dijo que "el Estatuto del Peón elimina la jerarquía del patrón para dejar a merced de los peones o de cualquier agitador profesional conspirando contra la tranquilidad y la vida de las familias y las de los hombre honestos que trabajan en el campo".

La Sociedad Rural Argentina, sentenció que la nueva legislación "sembraría el germen del desorden social" ya que inculcaba, en "gentes de limitada cultura, aspiraciones irrealizables, colocándose por encima del mismo patrón".

Atrás habían quedado como símbolo de tanta muerte, los casi 1.500 fusilamientos en la Patagonia trágica del '21, por pedir "velas, un botiquín en castellano, mantas y pago justo"; los asesinatos que ordenó La Forestal inglesa en el norte santafesino, sur del Chaco y noreste santiagueño y los asesinatos de obreros rebeldes a la injusticia, ejecutadas en nombre de la leyenda del "Perro familiar", en los ingenios del norte...

Pero lejos de rendirse, los terratenientes salieron a buscar a los sectores más vulnerables y eligieron como fuerza del trabajo para la producción del "granero del mundo", a los olvidados de aquella séptima economía del planeta. Armaron la mano de obra cosechera con los peones golondrina, con los parias de todo derecho; con los que solo conocían obligaciones extremas de "sol a sol".

Con el paso del tiempo, la masa obrera agrículo más importante, la indispensable, dejó de ser la de residencia fija y en el lomo de hombres, mujeres y niños, basaron su opulencia. Gracias a ellos, siguieron tirando "manteca al techo", como Macoco de Alzaga Unzué y sus amigos, en el aburrimiento parisino en el que gastaban el fruto de la tierra. Gracias a ellos, siguieron viajando a Europa con "la vaca atada", para que sus infantes tuvieran leche fresca mientras cruzaban el Atlántico.

Tiempos en los que Victoria Ocampo, solía decir que su familia, "En Europa se sentían exiliados argentinos y en Argentina, exiliados europeos".

Como en los días más felices de la División Internacional del Trabajo, donde la esclavitud era la proveedora de mano de obra, un hombre puede tener valor de compra-venta, pero su cotización aumenta cuando puede ofrecer a todo su núcleo familiar. La condición nómade del golondrina, siempre destruyó la escolaridad temprana. Un dato que explica en el pasado reciente, la demonización de los terratenientes, sobre las virtudes de la Asignación Universal por Hijo.

El tamaño de la mano de un niño de entre 7 y 9 años, cuando extrae el capullo del algodón, deja menos pérdida que la máquina. Un motivo central en el norte, para militar contra cualquier el trabajo infantil.

En 1980, la dictadura de Martínez de Hoz-Videla (en ese orden de importancia, respetando los cargos del poder real), derogó el Estatuto y lo suplantó por el Régimen Nacional del Trabajo Agrario. El cambio de matriz económica que ejecutó el primer desembarco del neoliberalismo, anuló todas las garantías laborales de los trabajadores rurales.

La nueva reglamentación, que en realidad llegaba para reinstaurar la vieja zona liberada, retrocedía hasta los tiempos donde el dueño de la tierra, era el dueño de la vida de los que sembraban y cosechaban el fruto de la tierra.

A partir de ese momento y por obra de un descendiente directo de la fundación de la Rural, la duración de la jornada laboral se ajustaría a las necesidades de cada región y se trabajaría los domingos si las necesidades de la producción eran impostergables.

Después de la guerra por la 125 en 2008 (cuando el Momo Venegas salió a cortar rutas del brazo de los estancieros), el kirchnerismo extrajo de sus mandamientos peronistas, un nuevo proyecto del Estatuto del Peón Rural. En diciembre de 2011, Cristina Fernández de Kirchner, elevó al Congreso de la Nación un nuevo proyecto que ampliaba los derechos laborales de los asalariados rurales.

En ese momento, Venegas fue la infantería de la Mesa de Enlace, enfrentando los nuevos derechos de los seres que supuestamente representaba: "El Estatuto del Peón Rural convertido en ley por el Congreso de la Nación es una muestra más de la persecución política que el gobierno ejerce sobre todos los que piensan diferente" (La Nación, 29 de diciembre de 2011, 24 horas después de sancionada la ley).

La última batalla se libró en 2013, cuando el gobierno anterior terminó con la estructura que se armó con la creación del Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios, en la recta final del menemismo. Aquel ente público no estatal administrado en forma conjunta por el sindicato de trabajadores y estibadores rurales y las cámaras patronales agropecuarias y fiscalizado formalmente por un síndico estatal; en lugar de buscar a los explotadores, los protegía. La oposición política y periodística desdibujó mediáticamente la medida, gritando que el gobierno había salido de caza, buscando una nueva caja...

Fruto de los cambios en aquel oscuro organismo, el Renatea kirchnerista realizó inspecciones en siete establecimientos de Luis Etchevehere en Entre Ríos y encontró a trabajadores en condiciones de infraestructura precarias e irregulares de registración. Denunció condiciones laborales inhumanas, en campos de Puerta y Olmedo, los líderes de la derecha macrista en Misiones y Salta.

Hace tres años, ese nido de complicidad entre el representante de los más débiles y las cámaras en las que se agrupaban los más fuertes, fue reemplazado por un ente autárquico, cuyo director designaba el Ministerio de Trabajo, con los representantes de los trabajadores y los patrones en un consejo asesor.

A partir de ese momento, se duplicó la cantidad de peones registrados y se denunció un millar de casos de trata laboral. En uno de los últimos servicios a la "Patria Judicial", de Carlos Fayt, la Corte Suprema de la Nación falló para que el control político del Renatre y fundamentalmente, el destino de los fondos, vuelvan a las manos del sindicato (nada más y nada menos, que el 1,5% de las remuneraciones de los trabajadores rurales). La única que se opuso, fue Elena Highton de Nolasco.

En el encuentro en Casa de Gobierno, de Macri-Peña con la burocracia sindical, Venegas (el único de los Gordos, que militó en Cambiemos sin eufemismos, a través de Fe, su propio partido político) exhibió una sonrisa, antes y después del diálogo; alegría que suponemos, también la tuvo durante. Demasiado, para un representante de los trabajadores, ante el símbolo de una devaluación del 40%, una inflación galopante, la transferencia de recursos más importantes que recuerde la historia económica argentina a los latifundistas, el regreso de la deuda externa y decenas de miles de despedidos del Estado y la actividad privada.

A la hora de resumir el diálogo con el presidente, Venegas dijo que no habló de despidos, porque en su sector, nadie dejó a ningún obrero sin trabajo...

Cuando quieran visitar ese rincón de la provincia de Buenos Aires, famoso hoy por sus restaurantes y almacenes de campo, no pregunten por Jorge Born; busquen a Tomás Jofre. Aunque Venegas crea en la impunidad inmortal, el pueblo no olvida.

+ Noticias

Vecinos movilizados
BASTA DE TARIFAZOS

Cada semana se suman nuevas esquinas a la pelea contra el tarifazo, en todo el país. Antes del nuevo aumento de la energía eléctrica (más del 2 mil por ciento en 3 años), el viernes pasado volvió a transformarse en escenario de protesta ciudadana.

D’Alessio en Clarín y La Nación
GRITAN A TRAVES DE SU SILENCIO

Los dos diarios están jugados en otra cruzada para cuidar el pellejo de Cambiemos: “Salvemos a Stornelli”.

Luego de los allanamientos
DETUVIERON A D'ALESSIO

La Prefectura detuvo a Marcelo D'Alessio por pedido del juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, en el barrio Saint Thomas de Canning.

Feriazo
REPRESION EN CONSTITUCION

Balas de goma y gas pimienta de parte de la policía. Los Trabajadores de la Tierra descargaban su mercadería para vender -y en muchos casos regalar- a precios populares, en una ya habitual forma de protesta contra la falta de políticas que beneficien a las economías populares y familiares.

Poder adquisitivo vs línea de pobreza
PARITARIA DOCENTE 2019

El presente informe tiene por finalidad analizar la evolución del poder adquisitivo de los docentes en cada uno de los niveles subnacionales.

Axel Kicillof por la 750
DESPUES DE LA REUNION CON EL FMI

El ex-ministro de Economía entrevistado por Víctor Hugo Morales y Gustavo Campana