Política 1 de Noviembre

El fiscal Moldes reformó la Constitución

EL CONGRESO LEJOS DE LA DEUDA

Por Gustavo Campana


Los constituyentes de 1853, establecieron una pauta que no fue modificada por ninguna de las reformas que sufrió la Carta Magna. El artículo 75, establece las distintas responsabilidades y funciones del Congreso de la Nación. El inciso 4º dispone que corresponde al Congreso, “contraer empréstitos sobre el crédito de la Nación” y “arreglar el pago de la deuda interior y exterior de la Nación”.

Claudio Lozano y Jonatan Baldiviezo, denunciaron a Mauricio Macri por abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público, al no haber consultado al Parlamento por el acuerdo con el FMI (57 mil millones de dólares, el monto más importante que haya girado el Fondo a lo largo de toda su historia). Ayer el caso quedó cerrado por el fiscal Germán Moldes, que en una declaración mucho más política que judicial, reformó la Constitución: la negociación con el Fondo, es de “exclusiva competencia” del presidente de la Nación y agregó que “la Justicia Federal está atestada de denuncias y contradenuncias, sin más horizontes que la primera plana del diario de mañana”.

El fiscal de Cámara resolvió de esta manera, matar un recurso que buscaba reabrir la causa. Quedaron libres de culpa y cargo, Macri, Peña, Dujovne y Caputo.

Primero el juez Ercolini, no hizo lugar a una medida cautelar para suspender el acuerdo y después apareció Moldes para liquidar la apelación.

El Partido Judicial de pie en defensa de lo indefendible. Los escribanos del poder real, hipotecando a 3 o 4 generaciones de argentinos.

La impunidad del capital concentrado, encuentra en lo peor de la familia judicial, una respuesta clasista. Toman deuda, engordan a la patria financiera, arman fuga de capitales (más de 55 mil millones desde que asumió Cambiemos) y siempre paga el pueblo, en la medida más socialista del neoliberalismo…

+ Noticias


Solo deuda externa,
un país sin recursos genuinos
LA MUERTE DE LA ECONOMIA REAL ARGENTINA

Por Gustavo Campana

44 millones de habitantes lamentan su fallecimiento y acompañan con cariño a su familia en este triste momento. Este podría ser el texto de un aviso fúnebre colectivo, para saludar la vida de un país que tuvo industria nacional, sustitución de importaciones, distribución de la riqueza, sueldos fuertes a través de paritarias y mercado interno. Una Argentina con sueño de independencia económica, a base de decisiones soberanas, para que su pueblo tenga permiso para soñar.

Bolsonaros de cabojate,
con cucharadas de Trump
CIPAYOS APALEANDO SU PROPIO PASADO