Política 12 de Abril

Adelanto de Prontuario II

EL FONDO GOBIERNA EN LA ARGENTINA

Por La otra campana

El 1 de mayo a las 18:30, en la Sala Carlos Gorostiza, Campana presentará el libro, Prontuario II: Proyecto de país vs. modelo de colonia, junto a todos los que sumaron sus editoriales en la obra: Martín Adorno (documentalista), Daniel Moreira (presidente de Asociación Pyme), Hernán Letcher, (economista), Gustavo Cirelli (periodista), Félix Crous (Justicia Legítima), Fernando Borroni (periodista) y Juan Alonso (periodista). El libro lo completan, textos de dos presos políticos de Cambiemos: Julio De Vido y Amado Boudou.

A partir del acuerdo de septiembre de 2008 con el Fondo Monetario Internacional, en la Argentina de Macri asumió la conducción de la Rosada, el que nadie votó.
A casi dos años del comienzo de su gobierno, el presidente entregó el poder de manera anticipada a un elenco de titiriteros con sede en Washignton. Después de estrellar al país contra la economía de mercado, sin respuestas para tanto número negativo de la micro y macro economía y a un par de cuadras del default, Cambiemos entregó la llave.
Con matices, esta intervención imperial tiene antecedentes cercanos. Primero los centros financieros del poder mundial, le arrebataron el Palacio de Hacienda a Menem y fijaron las reglas de juego a través de Cavallo. Y con De la Rúa, reinstalaron a su funcionario estrella como superministro, para acomodar las estanterías del outlet ante una nueva liquidación por fin de temporada.
Desde el 10 de diciembre de 2015 y solo a través del noble ejercicio de la memoria, contamos el final del cuento sin pasar por “Había una vez”, a todos los que quieren saber cómo terminará esta pesadilla. El tercer desembarco neoliberal en la Argentina, fue una nueva invasión motivada por los objetivos de siempre: planificar la miseria. “Dictada por el Fondo Monetario Internacional según una receta que se aplica indistintamente al Zaire o a Chile, a Uruguay o Indonesia, la política económica sólo reconoce como beneficiarios a la vieja oligarquía ganadera, la nueva oligarquía especuladora y un grupo selecto de monopolios internacionales (...) Empresas que de la noche a la mañana duplicaron su capital sin producir más que antes, la rueda loca de la especulación en dólares, letras, valores ajustables, la usura simple que ya calcula el interés por hora, son hechos bien curiosos bajo un gobierno que venía a acabar con el festín de los corruptos. Desnacionalizando bancos se ponen el ahorro y el crédito nacional en manos de la banca extranjera, indemnizando a la ITT y a la Siemens se premia a empresas que estafaron al Estado, devolviendo las bocas de expendio se aumentan las ganancias de la Shell y la Esso, rebajando los aranceles aduaneros se crean empleos en Hong Kong o Singapur y desocupación en la Argentina” (Rodolfo Walsh, Carta a la Junta Militar del 24 de marzo de 1977.)
Con la economía en estado de agonía permanente, el sistema republicano se convirtió otra vez en una trama ficcional, para alejar al pueblo de las grandes decisiones. Ajuste, represión, adaptación a la democracia devaluada de la Doctrina de la Seguridad Nacional y deuda externa, son amenazas viejas para condicionar la vida de generaciones nuevas.
Elaborado por los verdugos del organismo multilateral, la letra chica del reglamento Lagarde se basó en un durísimo programa de ajuste fiscal: exigieron despidos de empleados estatales, nuevos tarifazos, flexibilización laboral, reforma previsional, recorte del financiamiento para empresas del Estado y paralización de la obra pública.

Los liberales de Mauricio, de a ratos fascistas y siempre conservadores, armados con los peores retazos de la política contemporánea nacional, judicializaron al destino y decretaron con necesidad y urgencia, una condenaa trabajos forzados de la mayoría.
El pecado que cometieron en masa, fue adorar falsos dioses. El establishment confiscó los bienes y las utopías que el “populismo”les vendió y desterraron a millones de seres humanos del ascenso social.
"El populismo es una forma de pensar las identidades sociales, un modo de articular demandas dispersas, una manera de construir lo político. Lejos de ser un obstáculo, el populismo garantiza la democracia, evitando que ésta se convierta en mera administración" (Ernesto Laclau).

Nuevamente el botín de guerra fue la industria nacional. Demonizaron al valor agregado, como eje de una matriz económica basada en la sustitución de importaciones. Otra vez el poder real congeló la distribución de la riqueza y la concentración económica generó una nueva transferencia de recursos para quedarse con los bolsillos trabajadores y el Estado.
Según el Banco Central, en 2016 la fuga de capitales fue de 9.951 millones de dólares. Al año siguiente creció casi un 123% y llegó a los 22.148 millones. El récord histórico corresponde a 2018, con 23.098 millones. Toda la población argentina del presente, más dos o tres generaciones futuras, subsidiando a un grupo de especuladores con casa y comida en los paraísos fiscales o cuentas secretas en el exterior.

Historia vieja, demasiado repetida en nuestro archivo. Un clásico que aparece cíclicamente desde que la derecha se impuso por la fuerza para “organizar” la Nación después de Caseros. Primero casi seis décadas sin voto universal y secreto, para que la civilización educara a la barbarie. Después en el siglo XX, la multiplicación de dictaduras cívico-militares, una década de “fraude patriótico” y un par de muecas democráticas con mayoría proscripta. Desde la séptima economía del mundo con un pueblo hambriento, hasta el 24% de desocupación que dejaron Menem-De la Rúa.
“La idea no fue desarrollar América según América, incorporando los elementos de la civilización moderna; enriquecer la cultura propia con el aporte externo asimilado, como quien abona el terreno donde crece el árbol. Se intentó crear Europa en América trasplantando el árbol y destruyendo lo indígena que podía ser obstáculo para su crecimiento según Europa y no según América.
La incomprensión de lo nuestro preexistente como hecho cultural o mejor dicho, el entenderlo como hecho anticultural, llevó al inevitable dilema: Todo hecho propio, por serlo, era bárbaro y todo hecho ajeno, importado, por serlo, era civilizado. Civilizar, pues, consistió en desnacionalizar” (Arturo Jauretche, civilización y barbarie).

En el país de Cambiemos, las órdenes para consolidar la dependencia política las volvió a dictar la economía imperial y en esa cesión impune del bastón presidencial, la democracia perdió hasta la apariencia formal que alguna vez sirvió para sostener con más elegancia el engaño.
Un país gobernado por los mercados, es un proyecto soberano inviable. El viejo sueño de consolidar una nación independiente, se convierte cuando reina el neoliberalismo, en un trofeo manipulado por los centros financieros de poder.

“Es voluntad unánime e indubitable de estas provincias, romper los violentos vínculos que la ligan a los reyes de España, recuperar los derechos de que fueron despojados e investirse del alto carácter de una Nación libre e independiente del rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli y de cualquier otra dominación extranjera” (Declaración de la Independencia argentina).

Imaginemos la distribución temática que genera la información cotidiana en un medio de comunicación, para guardar toda la acción de gobierno de Cambiemos desde el 10 de diciembre de 2015. Un listado de secciones para mostrar prolijamente, el impacto de la noticia en el lugar correcto. Lectura ordenada, para evitar confusiones.
Sin embargo, cada paso dado por un Gobierno neoliberal (deuda externa, despidos, importaciones, represión, muerte, salarios domesticados, doctrina Irurzun, arrepentidos, empresarios extorsionados o acuerdo con el Fondo), siempre deben formar parte de la sección Economía. La táctica y estrategia de la derecha en todas las líneas del equipo (salud, educación, seguridad, relaciones exteriores, etc.), obedecen a un plan financiero que custodia su voracidad acumulativa.

En “Prontuario: No hay neoliberalismo sin traición”, se planteó la necesidad de contar con una “recopilación urgente de data dura, ante la necesidad de frenar el avance de cifras falsas y la manipulación cotidiana de estadísticas sensibles”.
Dos años después, aquella urgencia se multiplica ante una capacidad de aniquilamiento ilimitada del país de los gerentes, que amenaza con seguir lastimando hasta el último día.
No miden las consecuencias sociales de sus decisiones políticas, porque naturalizan el desequilibrio de clases y cuando gobiernan, institucionalizan la limosna para digerirlo sin remordimientos.
Pero ese primer balance urgente, gritaba que frente a la agudización de la pobreza y la marginalidad, el paso inevitable era la represión como método añejo de control social. Estábamos frente a “una misión periodística ineludible, ante el poder de destrucción de los escuderos del neoliberalismo, justo cuando la derecha abandonó el estilo autoayuda, budismo zen y fotos de Antonia e ingresamos en la fase de gas pimienta, balas de goma y camiones hidrantes”.

+ Noticias

El FMI muy preocupado
QUIERE AUMENTAR EL IVA

El Fondo apuesta a más impuestos, sobre productos sensibles, para aumentar la recaudación.

Espías persiguiendo a Secco
LA LARGA MANO DE LA AFI

La denuncia fue realizada por la diputada provincial Susana González.

Hoy: Lectura recomendada
LA CARCEL DE ASSANGE

Imaginárselo ya es difícil, pero olvidarlo mucho más.

Solidaridad para Militar
UNIDAD PARA GANAR

La humildad es la condición esencial para vencer la cultura dominante del neoliberalismo.

Tomando el antecedente de la Rural
OTRA ESTAFA: CANAL 13

José Carbonelli, ex delegado de Canal 13 en los '90, volvió a la carga con el juez Torres; el mismo que falló en la causa de la Sociedad Rural.