EL PAPEL DEL ESTADO EN LA DEFENSA DE LOS SERVICIOS PUBLICOS Y LAS RIQUEZAS NATURALES:

LA TRANSFORMACION
DE LA EMPRESA PUBLICA EN PRIVADA

  • 2 de Octubre
  • Política
Por Isaac Gurovich

Gracias a su apropiación de la empresa privada, la que cotiza en la Bolsa (el Mercado) han subido al gobierno a través de los votos y ahora controlan y deciden a través de las empresas del Estado la política económica del país y se apropian de las ganancias y las subvenciones que el gobierno otorga a dichas empresas para mejorar los servicios; al mismo tiempo, el ciudadano se ha convertido en usuario o cliente que, además de dejar en la empresa donde trabaja la famosa plusvalía (la ganancia por el trabajo no pagado) ahora sigue abonando la ganancia de la mercadería que consume a esas mismas empresas.
Los organismos estatales que funcionan en los EE.UU controlando que las empresas privadas (el MERCADO) decidan la política económica de los países al SUR , están contentos, pues después de 71 años, las “corporaciones”, a través de las grandes empresas privadas (monopolios) se han apoderado de las estatales que, a través de los aumentos de tarifas y subvenciones, en lugar de servir a la población, se han convertido en acumuladoras de sus mayores ganancias; durante años, favorecidos por los periodos dictatoriales, han convencido a través de los medios que en lugar de estar el servicio de la población tienen que estar al servicio de los capitales privados, con la complicidad de dirigentes sindicales (los gordos) y políticos que, a través del “gobierno peronista de Menem” ( no objetado por ningún gobierno posterior) luego del golpe militar del 55 que derogó el artículo 40 de la Constitución del 46 remató todo lo que había sido creado por el gobierno peronista.
Por lo tanto, para los peronistas que no vivieron la época de la última Guerra Mundial, cuando no entraba ninguna maquinaria al país, es bueno recordar lo que se alcanzó dentro del Estado de Bienestar que realizó el peronismo imitando a las naciones de Europa después de la guerra, creando decenas de empresas estatales que dieron vida a nuestra economía, cuyas ganancias y subvenciones se utilizaron para la expansión de redes de gas, de electricidad, usinas, diques y obras necesarias para el progreso del país, que también permitieron el resurgimiento de la empresa privada. Y todo gracias a las luchas que se llevaron a cabo hasta el Golpe del 76 con sus 30.000 desaparecidos, con las cruentas “represiones” para impedir defender y conservar lo logrado en tantos años de lucha.
Las empresas estatales que se inauguraron durante y después del peronismo no fueron para poner al frente a empresarios privados para que se llevaran las ganancias sobre la base de subir permanentemente las tarifas sobre el sacrificio de los usuarios, sino para poner a los servicios públicos al servicio de la población al menor costo posible, cuando de lo que se trata es de un servicio indispensable sin el cual no se puede vivir; el peronismo lo entendió así y por lo tanto una gran parte del pueblo y la clase obrera lo acompañaron. El último gobierno levantó las líneas de alta tensión (AT. 500 mil voltios) para unir el Norte del país a la Red Nacional de Energía y los Gasoductos del Norte en el mismo sentido.

GOBIERNO PERONISTA Y PAPEL DEL ESTADO

A partir de 1907 el PETROLEO estuvo en manos del Estado y vimos todo lo que se realizó en la década del 40 (gobierno de Perón), cuando se apuntó a la distribución de la riqueza. A través de las privatizaciones concluidas al 31 de marzo de 1996, el gobierno de Menem remató todas las empresas que estaban en poder del Estado: Telecomunicaciones (venta de Entel a Telefónica de Argentina y Telecom); Transporte Aéreo: Aerolíneas Argentinas y Catering, Petroquímica. 6 empresas; Petróleo, YPF.SA y 9 asociaciones; Refinería de Campo Durán, Refinor, Destilería Dock Sud, San Lorenzo, Transportes Marítimos Petroleros S.A, veinte buques tanque, Planta de aerosoles Dock Sud, Terminales Marítimas Patagónicas. Sector gasífero: Gas del Estado: 13 empresas distribuidoras y Carboquímica Argentina; Defensa: 5 Fábricas Militares, Altos Hornos Zapla, TANDANOR, SOMISA, Fábrica de Acero. Energía Eléctrica: todo lo que fue Agua y Energía, SEGBA e HIDRONOR, 26 Centrales entre usinas térmicas e hidroeléctricas, transporte de energía (alta y media tensión) y las hidroeléctricas Alicurá, Cerros Colorados, Futaleufú y el Chocón SA (las usinas de SEGBA acababan de ser repotenciadas). Transporte Marítimo y Puertos: ventas y concesiones: 8 y 9 buques de ELMA S.A. Ferrocarriles: cierre de ramales de casi todo el país y subvenciones a las concesiones.
Por lo tanto es bueno recordar a los que dicen defender al Peronismo defendiendo a este gobierno, que trata de destruir lo que tanto nos ha costado defender, que el Golpe de Estado del 55, precedido por el bombardeo a Plaza de Mayo en junio de ese mismo año, no vino por las luchas internas que se desarrollaban en el país, sino porque habíamos alcanzado todo lo que necesitábamos para el desarrollo de nuestra independencia; gracias los logros del gobierno anterior, que este gobierno se ha encargado de anular al aplicar las mismas medidas que se utilizaron en aquella oportunidad: tras el derrocamiento, la proscripción de Perón y la persecución por 18 años a quien osara nombrarlo. Hoy el método cambió: la persecución de la oposición cuenta con la complicidad de la Justicia.
Y para los que dicen que están defendiendo al peronismo es bueno que recuerden o conozcan lo que defendía el peronismo, y lo que decía la Constitución del 46 en su artículo 40:
“Art. 40: la organización de la riqueza y su explotación tienen por fin el bienestar del pueblo, dentro de un orden económico conforme a los principios de la justicia social. El Estado, mediante una ley podrá intervenir en la economía y monopolizar determinada actividad, en sobreguardia de los intereses generales y dentro de los límites fijados por los derechos fundamentales asegurados en esta Constitución. Salvo la importación y exportación, que estarán a cargo del Estado, de acuerdo con las limitaciones y el régimen que se determine por ley, toda actividad económica se organizará conforme a la libre iniciativa privada, siempre que no tenga por fin ostensible o encubierto dominar los mercados nacionales, eliminar la competencia o aumentar usurariamente los beneficios.”
“Los minerales, las caídas de agua, los yacimientos de petróleo, de carbón y de gas, y las demás fuentes naturales de energía, con excepción de los vegetales, son propiedad imprescriptibles e inalienables de la Nación, con la correspondiente participación en su producto que se convendrá con las provincias”.
“Los servicios públicos pertenecen originariamente el Estado, y bajo ningún concepto podrán ser enajenados o concedidos para su explotación. Los que se hallaran en poder de particulares serán transferidos al Estado, mediante compra o expropiación con indemnización previa, cuando una ley nacional lo determine.”
En momentos de cerrar este artículo, el gobierno por decreto intenta privatizar 16 usinas y posiblemente toda la RED ELECTRICA que queda aún en poder del Estado.
Los peronistas, kirchneristas, antiperonistas y antikirchneristas, la Izquierda, los independientes, todo el país debe unir fuerzas como oposición mayoritaria, única capaz de vencer al gobierno que quiere consumar la entrega del país, entregando la sangre que va por nuestras venas y todos los órganos que nos permiten vivir, que es lo que significa la “RED ELECTRICA NACIONAL” EN MANOS DEL ESTADO.

Compartir