Política 5 de Mayo

Evita 100 años

HURACAN POLITICO REPLETO DE DERECHOS

Por Gustavo Campana

Segunda parte: Fragmentos del Capítulo II de Recuerdos del Peronismo (1943-1956)
Las elecciones de 1946, expusieron a una sociedad partida en dos. Modelo de país frente a proyecto colonial. Según la lógica de la Unión Democrática, de un lado estaba la alianza del bien y del otro, el eje del mal. Convocados por Estados Unidos, todos los representantes de la vieja política y llamados por Perón, los hombres y mujeres que no se sentían defendidos por el pasado. Ese corte angostó los límites del campo nacional y popular. El joven peronismo, quedó muy solo.
“El peronismo es sacrificio, es renunciamiento, es amor; es la fe popular hecha partido en torno de una causa de esperanza que faltaba en nuestra patria. Porque si la patria fuera grande y el pueblo feliz, ser peronista sería un derecho, en nuestros días ser peronista es un deber. Por eso los trabajadores somos peronistas” (1950).
Con la Ley Sáenz Peña, la política argentina sumó un nuevo actor, un sujeto colectivo que asomó a la vida pública nacional, con tres urnazos radicales; pero le discutió poder al poder, solo con la democracia formal bajo el brazo. Ese actor plural recién comenzó a sentirse protagonista real, cuando ganó la calle para terminar con la década infame. Evita supo desde adentro, desde la entraña de ese ejército de olvidados, por qué lloraban y qué soñaban…
“Sostenemos que el pueblo, es lo que el pueblo siente que es. Esto a primera vista parece una perogrullada o una cosa carente de sentido y sin embargo voy a probar, porque es una absoluta, profunda e indiscutible verdad. El pueblo no se siente clase, ni se siente plebe, ni se siente proletariado, ni se siente raza.
El pueblo se siente en primer lugar, una gran comunidad de no privilegiados; constituida por hombres y mujeres, cuya primera función es vivir y para eso trabajar. Vivir en el sufrimiento y casi siempre en la pobreza, ayudándose unos a otros, a sufrir y a gozar, a vivir y a morir. La solidaridad, la fraternidad, la igualdad y el amor, son inseparables del concepto de pueblo.
El pueblo siente y sabe que está constituido por todos los trabajadores, pero también siente que lo integran sus mujeres, sus niños y sus ancianos. Y que también forman parte de él, todos aquellos que sin ser trabajadores manuales, se sienten solidarios con ellos y se deciden a vivir juntos los grandes dolores y alegrías de la vida.
El pueblo siente que tiene un pasado y tiene conciencia de él. Es la historia de todos los sufrimientos, de todos los esfuerzos y de todos los sacrificios ignorados, que han hecho los hombres y mujeres de todos los tiempos, en el afán de construir una humanidad mejor”
(1951).
Tenía la misma esperanza de su pueblo y arrastraba idénticos dolores. Era la voz de aquellos que la historia había silenciado durante décadas. “Hablo con el corazón de una mujer de pueblo, de una descamisada más. Hablo con un lenguaje sin engaños, con el que hablamos de una realidad palpable” (1950).
LOS FRIOS NO DEBEN SERVIR AL PUEBLO: “El fanatismo es la única fuerza que Dios le dejó al corazón, para ganar sus batallas. Es la gran fuerza de los pueblos: la única que no poseen sus enemigos, porque ellos han suprimido del mundo todo lo que suene a corazón. Por eso los venceremos, porque aunque tengan dinero, privilegios, jerarquías, poder y riquezas, nunca podrán ser fanáticos, porque no tienen corazón. Nosotros sí. Ellos no pueden ser idealistas, porque las ideas tienen su raíz en la inteligencia, pero los ideales tienen su pedestal en el corazón” (“Mi mensaje”).
El cambio llegó con furia, fue profundo. No escondió nada, no guardó gestos, ni palabras políticamente incorrectas para mejores tiempos. “Vi desde el primer momento, la sombra de los enemigos de Perón, acechando como buitres desde la altura o como víboras pegajosas desde la tierra vencida. Vi a Perón demasiado solo, excesivamente confiado en el poder vencedor de sus ideas”(“Mi mensaje”).
Así como Eva Duarte se convirtió en Evita y archivó para siempre sus mejores vestidos a cambio del trajecito sastre, la misma transformación sufrió su discurso. “Los tibios, los indiferentes, los peronistas a medias, me dan asco. Me repugnan porque no tienen olor, ni sabor frente al avance permanente e inexorable del día maravilloso de los pueblos” (“Mi mensaje”).
De esa voz tibia, al grito más caliente. De las líneas leídas con sumo cuidado, a las denuncias cara a cara y sin intermediarios. “No me importa quemar mi vida, si con ella puedo alumbrar la felicidad de los descamisados de mi patria” (1950).
Su palabra dejó una huella que resiste el paso del tiempo y a su vez se reproduce. “Lo único que quiero ser, es la esperanza de todos los humildes de mi patria. Pueden ustedes tener la plena seguridad, que la compañera Evita, que antes de una situación de privilegio aceptó un puesto de lucha, no ha de abandonarlo jamás aunque tenga que caer en el, porque no podría traicionar jamás a los descamisados y a Perón” (1949).
Compartía el origen de los hombres y mujeres que habían ganado la superficie, desde octubre del ’45. “Nosotros los humildes, que antes del advenimiento de Perón no sentíamos más que humillación; no nos consideraban argentinos, ni seres humanos. Nosotros que estuvimos sumergidos más de 50 años, desatendidos en las necesidades primordiales de la masa trabajadora argentina; sentimos hoy el amanecer de la patria” (1948).
Parafraseando a José de San Martín (“Serás lo que debas ser o no serás nada”), Evita construyó el primer mandamiento. Una definición genética, una marca de identidad, donde no hay espacio para grises, ni para reinterpretaciones pragmáticas: “El peronismo será revolucionario, no será nada”. Una sentenciaque no acepta una versión domesticada de los dirigentes, que se siente cómoda en la pelea con el enemigo, que rompe en cada palabra las cadenas que ataron a su pueblo. “Los fríos, los indiferentes, no deben servir al pueblo. No pueden servirlo aunque quieran. Para servir al pueblo hay que estar dispuesto a todo, incluso a morir. Los fríos no mueren por una causa, sino de casualidad. Los fanáticos sí. Me gustan los fanáticos y todos los fanatismos de la historia. Me gustan los héroes y los santos. Me gustan los mártires, cualquiera sea la causa y la razón de su fanatismo. El fanatismo que convierte a la vida enun morir permanente y heroico, es el único camino que tiene la vida para vencer a la muerte” (“Mi mensaje”).
“Daré todo por la patria, porque sé que hay pobres todavía. Porque sé que hay tristes, porque sé que hay desesperanzados. Mi alma lo ha sentido, mi cuerpo lo presiente, por eso junto al alma de mi pueblo, pongo mi propia alma y doy mi energía para daros la felicidad y he de poner mi cuerpo como un puente, hacia la felicidad común. Ni la fatiga, ni los sacrificios importan mucho, cuando se trata de curar los sufrimientos del pueblo argentino”(1950).

Fragmento del Capítulo IX, “Bombardeo a Plaza de Mayo: El día que Buenos Aires fue Guernica”.
“El 28 de septiembre de 1951, se registró un levantamiento armado contra Perón. Lo encabezó el General Benjamín Menéndez que salió de Campo de Mayo al mando de 3 tanques y un par de centenares de hombres. La tentativa fue rápidamente sofocada” (Película “La República perdida”).
Mientras el peronismo resistía el primer intento golpista, la salud de Evita se apagaba en la residencia presidencial de Austria y Libertador. Cuando supo lo que había sucedido, pidió hablarle al país. Cuenta la leyenda que después de una transfusión de sangre, emitió su mensaje por Radio del Estado. “El General Perón acaba de enterarme de los acontecimientos producidos en el día de hoy. Por eso, no he estado esta tarde con los descamisados en la Plaza de Mayo de nuestras glorias. No quiero que termine este día memorable, sin hacerles llegar mi palabra de agradecimiento y de homenaje, uniendo así mi corazón de mujer argentina y peronista al corazón de mi pueblo, que hoy ha sabido demostrar la grandeza de su alma y el heroísmo de su corazón. El pueblo argentino tiene derecho a ser respetado y a ser defendido en su voluntad soberana, en sus derechos y en sus conquistas, porque es lo mejor de esta tierra. Y lo mejor de este pueblo que es Perón, tiene que ser defendido así como hoy, por todo su pueblo”.
Evita sabía que los golpistas habían dado el primer paso y comenzó a pensar en milicias obreras para defender al Gobierno. Para ella, Perón había elegido el peor camino para desactivarlos: prisión en unidades militares. Le compró armas al príncipe Bernardo de Holanda y buscó a militares leales para que se hicieran cargo de la instrucción. El plan se fue muriendo, con ella…
El peronismo derrotó a los opositores en las urnas por segunda vez, con más del 60 por ciento de los votos. “Siempre que yo he hablado al pueblo, más que órdenes he impartido consejos. Un presidente que aconseja, más que presidente es un amigo”(Juan Domingo Perón, después del triunfo electoral del ’51).
Los herederos que buscaron derrocar a Perón en el 1951, comenzaron a soñar desde el comienzo de la segunda presidencia, con el derrocamiento del ’55. “Ha terminado el sistema de ocultación de la verdad. El país tiene que conocerla por más que sea cruda y penosa. 10 años de irresponsabilidad y corrupción, nos han llevado a la situación más desastrosa de nuestra historia económica. El país se ha empeñado en hacer lo que nadie puede cumplir. Impulsado por una tremenda insensatez, ha tratado de consumir más de lo que producía” (General Eduardo Lonardi, luego de asumir como el primer dictador de la Libertadora).
El plan golpista se puso en marcha en abril de 1955, a partir del creciente enfrentamiento de Perón con la Iglesia. Las razones de fondo siempre fueron económicas (volver al modelo de colonia que reinó hasta la “Decada infame”), pero las causas de superficie, eran políticas: “Terminar con un tirano, al que era posible derrocar en las urnas”).

+ Noticias

Evita 100 años
HURACAN POLITICO REPLETO DE DERECHOS

Primera parte: Fragmento del Capítulo II de Recuerdos del Peronismo (1943-1956), “La mujer que nació para parir revoluciones”.

Con Larreta no...
UNA FOTO CON CRISTINA

Cristina y Larreta coincidieron en el aeroparque metropolitano, cuando ambos esperaban tomar diferentes vuelos.

Programa del 3 de Mayo
PALABRA NACIONAL por RADIO HACHE

Viernes de 14:00 a 17:00, con la conducción de Gustavo Campana.

Contar hasta Cien
EVITA DE LOS TOLDOS

Esta niña que nació en los Toldos un 7 de mayo de 1919, parecía predestinada a otras prácticas, a otras vivencias articuladoras de inesperadas epopeyas.

Las pruebas de Rozanski
MINISTRO DE JUSTICIA EXTORSIONADOR

El ex juez del máximo tribunal, Carlos Rozanski, entregó las grabaciones de las conversaciones donde lo extorsionan para que renuncie.

Vicente López con Cristina
ENCUENTRO POR LA UNIDAD

Plenario de la Militancia del Campo Nacional y Popular, con la presencia de más de 150 militantes y referentes del espacio kirchnerista.

Hoy: Lectura recomendada
RECORTES A LA CIENCIA

Science, una de las publicaciones científicas más prestigiosas del mundo, advirtió sobre impacto del ajuste del gobierno de Cambiemos en el Conicet y los institutos de investigación.

Hoy: Lectura recomendada
MADURO PIDE UNIDAD

El presidente de Venezuela denunció que las acciones golpistas de la derecha venezolana están organizadas desde EE.UU.