Desarrollo Estratégico

FLOTA MERCANTE Y NACIONALIZACIÓN DEL COMERCIO EXTERIOR.

  • 7 de Marzo
  • Política
Por La Manuel Ugarte – Cátedras Bárbaras.

La Argentina pegó un estirón! De las 200 millas marítimas de nuestra Zona Económica Exclusiva nos extendimos a 350 millas (COPLA-CONVEMAR-ONU). ¡Bien NK y CFK! A los 2.800.000 km2 en continente americano, 1.000.000 km2 en continente antártico, se suman los 6.5000.000 km2 de espacio marítimo argentino.

LA Patria ha crecido hacia el mar, donde hoy se encuentra el 63% de su territorio reafirmando su condición marítima, bicontinental y bioceánico. En el 2019 es nuestro tiempo de crear el Ministerio de Asuntos Navales y Marítimos de la Nación. La subsecretaria de puertos y vías navegables como la de pesca del Ministerio de Agricultura, son insuficientes a la actual condición marítima.

Temas como la navegación de ultramar y su comercio exterior, aparecen reservados a supuestos especialistas que nada tienen que ver con el interés patriótico. Tropa cipaya subordinada a la geopolítica imperial que mantiene deprimida a la Patria, para que nunca despegue de su rol de colonia como productora de materias primas.

Las demandas de mayor dragado en la hidrovía obedecen al concepto británico de libre navegación de los ríos. Mayor equipamiento y caldo en los puertos son funcionales al gigantismo de los buques multinacionales. Por eso, creamos el Plan Naval Argentino (presentado a CFK en 2012), con el objetivo de reconstruir la flota mercante de bandera nacional, para controlar su comercio exterior desde el vector estratégico del flete marítimo internacional. La liberación nacional viaja en buque.

Decía Manuel Belgrano: “Los recursos del estado productor, están en manos del estado navegante”. Y crea la Escuela Náutica, Transportes Navales del Estado y la Marina de Guerra con Guillermo Brown e Hipólito Bouchard.

Otro tape gritaba en Angola: “ en los países coloniales el comercio exterior determina su política interna, mientras que en los países libres, la política interna determina su comercio exterior. Así de clarito, CHE.

Un Tehuelche pregunta a su gabinete: “que hacemos cuando los buques envejezcan:¿compramos afuera o fabricamos en el país?. Así nace el Astillero Río Santiago, el 22 de mayo de 1948, dando a luz a nuestra industria naval, como YPF lo hizo con el petróleo y SOMISA con el acero. Juan D. Perón crea el Instituto Argentino para la promoción del intercambio (IAPI) para nacionalizar el comercio exterior, con una Flota Mercante del Estado como brazo ejecutor. Clara voluntad política constituida en Estado Empresario para la liberación nacional.

Mercado y financiamiento.

Argentina exporta 100 millones de toneladas (Tn) de alimentos y materias primas en buques extranjeros. El granero del mundo alimenta a 460 millones de personas exportando el 92% de lo que produce, y solo consume el 8% en su raquítico mercado interno, A su vez, importa 30 millones de TN de manufacturas industriales de alto valor agregado, que llegan en un flete caro. En la Argentina impo-exportadora, el capitalismo nos bombea sus desocupados en contenedores (más de 1.200.00 teus por año) y centrifuga sus buques usados para impedir nuestro desarrollo industrial. Desde esa riqueza en manos extranjeras y de la deprimida actividad nacional partimos. Puertos, buques y cargas en manos del enemigo.

Empresa de Líneas Marítimas Argentina (ELMA). YPF flota, YCF flota y Flota Fluvial del Estado fueron armadores navales del Estado que construyeron barcos en astilleros argentinos. Astramar, Ciamar, Del Bene, Maruba, fueron armadores privados de bandera argentina. Ninguno sobrevivió al decreto 1772/91 de Menen-Cavallo que destruyó la Reserva de Cargas, el fondo de la marina mercante y los astilleros, decisión política que ningún gobierno revirtió. La burguesía naval nacional creyó que con una liquidación de ELMA se comerían los fletes estatales y terminaron devorados por las multinacionales. Sin Estado empresario no hay burguesía, ni trabajo, ni justicia, ni país…solo colonia.

La Reserva de Carga recupera el mercado nacional, hoy copado por las multinacionales de los granos: Carguil, Continental, ADN, Dreyfus, Bunge y las containeras: Maersk-Sealand, MSC, Hamburg Sud, Hapag Lloyd, CMd, NYK, que se apoderan de U$S 7000 millones en fletes al año. A nuestro país le corresponde hacer la mitad de los fletes y equilibrar la balanza.

Con FODINN y la facturación actual de los fletes, podremos construir siete buques por año (granelero, 225 mts de largo, 32 de ancho y 10 de calado). La industria naval es una actividad subsidiada en todo el mundo, sin subsidio no hay buque.

Los presupuestos especiales son el corazón de la gobernabilidad en la partidocracia demoliberal. Una bolsa de guita donde todo es confusión y rosca. Los presupuestos específicos organizan la vida nacional y dan laburo. El mercado que crea la Reserva de Cargas, le otorga fletes al armador que construya buques en argentina y el FODINN completa la cuota del barco.

Trabajo.

Para construir 118 graneleros, 39 petroleros, 14 portacontenedores, 840 pesqueros y 2400 barcazas para la hidrovía requerimos de 145.000 argentinos, en una noria de producción a 35 años, en el que se renueva la flota y la tropa que la construye. Esto satura la capacidad actual reabriendo astilleros cerrados en los ’90 y creando nuevos.

El Astillero Río Santiago tiene capacidad para 9000 hombres y algo más. Tenemos Plan Naval, Plan de construcción para buques militares, material ferroviario, componentes nucleares, bienes de capital, Plan de alistamiento avanzado, Plan de inversión tecnológica (NK 2006).

Planificar da laburo a los compañeros descamisados y acumula socialmente. La partidocracia demoliberal no planifica, ni da laburo, ni acumula más que privadamente. Es ideológicamente capitalista y colonial. Contrapuesta a la economía planificada de juan D. Perón, organizada desde el trabajo y acumulando propiedad en las empresas del Estado.

Transporte y Liberación.

El flete marítimo internacional, es el vector logístico que domina las relaciones del capitalismo central con su periferia colonial. Debe ser para nosotros la llave de la liberación contra el deterioro de los términos del intercambio, donde las ventajas comparativas de la argentina son abundantes materias primas, excelente de mano de obra, salarios y consumo de hambre. Por eso presentamos en 2013 el proyecto de ley de creación de la Empresa de líneas Multimodales Argentina (ELMA), para ejercer el flete desde una Corporación Estatal integrada en los modos carreteros, ferroviario, aeronáutico y naval, que constituya el vector de independencia Económica y desarrollo de nuestros pueblos mediante el poder de la logística estatal.

Vamos por el Ministerio de Asuntos Navales y Marítimos de la Nación, para ejercer la Reserva de Cargas internacional y conducir a la industria Naval desde el financiamiento del FODINN. Haremos nacer la ELMA XXI para legar a cada rincón de la Patria Grande. Y crearemos un IAPI para industrializar la Argentina por sustitución de importaciones.

El Pueblo argentino merece un proyecto de liberación que valga la pena servir. Militando el Proyecto de Liberación Nacional, no podemos perder. Vamos por todo cumpas, con una inquebrantable voluntad de vencer.

Compartir