Política 8 de Noviembre
Jorge Macri

EL PRINCIPAL CEO DE LAS ESCUELAS PRIVADAS

Por Gustavo Campana

El intendente de Vicente López, blanqueó una de las iniciativas más socialistas del neoliberalismo: subsidiar a alumnos de escuelas privadas "para ayudarlos a que puedan seguir pagando su cuota". Un camino para no caer en la escuela pública, tal como lo lamentó el propio Mauricio Macri el año pasado. "Estamos por impulsar una beca para los chicos que van a escuelas privadas, para ayudarlos a que puedan seguir pagando su cuota”.

Sólo en la ciudad de Buenos Aires, el Estado destina más de 1200 millones de pesos para sostener el funcionamiento de los 64 colegios que dependen del Arzobispado y los 240 que pertenecen a las diferentes congregaciones del culto católico, según datos oficiales del ministerio de educación porteño.

La totalidad de los subsidios, que se otorgan por ley desde hace cinco décadas, se destinan al pago de los salarios docentes, cuya incidencia en el presupuesto educativo representa aproximadamente el 60%.

Los Ministerios de Educación de los distritos más importantes destinan alrededor del 20% del presupuesto educativo a financiar las actividades de los colegios religiosos. En Vicente López ya reciben subsidios para pagar a sus docentes y bancar el funcionamiento general, establecimientos como el Florida Day School, San Ladislao, La Salle, Olivos del Sol, Jesús en el Huerto de los Olivos, St. Luke’s College, Colegio Armenio, St Gregory’s, St. Nichola’s, Tarbut, Michael Ham, Cultural Italiano, William Caxton, St. Andrew’s, Northlands, Anglo-alemán Konrad Lorenz, San Ignacio, Lincoln, De Todos los Santos, San Mateo y Highlands, entre otros…

+ Noticias

La CGT funcional a las necesidades de Macri
DESACTIVAR PARO, CON BONO FANTASMA

Cambiemos solo habilitó la discusión de una suma fija para fin de año entre gremios y empresas, para compensar una mínima parte de la pérdida del poder adquisitivo. En promedio, los salarios perdieron 7,3 por ciento en el último año y 17,7 por ciento desde que asumió el gobierno de Cambiemos. Lo único que le importa a Macri es congelar un paro general de 36 horas, en coincidencia con la cumbre de presidentes del G-20 que se realizará en Buenos Aires.