Diego Kravetz
NO HAY NEOLIBERALISMO SIN TRAICION

  • 19 de Agosto
  • Política
Por Gustavo Campana
Tapa Pagina12 PROpaganda

Los tiempos políticos, están impregnados por un perfume de época inconfundible. Cuando el pasado recupera esa esencia, la memoria genera la reconstrucción arqueológica del esqueleto social de turno. Una fragancia singular, inimitable, que simboliza la marca en el orillo del modelo que reinó mientras pudo; que respiró hasta que el poder real le dio permiso.
Para el pueblo, esa fragancia es una huella digital. Un signo intransferible, que identifica la convicción que nació y creció a fuerza de certezas. Un escudo perenne en la piel militante de los que siempre huelen igual, sin importar las consecuencias.
Los portadores de fidelidad con fecha de vencimiento, son grandes tiempistas. Se aferran a las banderas de moda y transforman a la política en una tabla de salvación personal, que acorrala al sueño colectivo.
Defienden hasta las últimas consecuencias, cada una de las palabras que marcan tendencia en el nuevo diccionario y juran pasión eterna, a amores que saben pasajeros desde el primer día. Agachadas políticas, económicas, sindicales y periodísticas, confluyen en el mismo resultado: adulterar el deseo de las mayorías.

En “Prontuario”, está el detalle de la línea de tiempo de Kravetz, uno de los personajes que mejor ejemplifican el costo social de la traición política. El 30 de marzo de 2017, la policía de Lanús irrumpió violentamente en el comedor Cartoneritos (Movimiento de Trabajadores Excluidos), en Villa Caraza. Cuando estaban realizando operativos de control vehicular muy cerca del comedor, una de las cocineras se acercó hasta el puesto de la Bonaerense, para pedirles que se alejaran. Los chicos corrían peligro, ante tantas armas a muy pocos metros de la mesa (un dato que recuerda a aquel 19 de diciembre de 2001, cuando Pocho Lepratti le pidió a la policía provincial, en un comedor del barrio Las Flores, que “bajen las armas que aquí solo hay pibes comiendo”. La respuesta fue un itakazo, que le quitó la vida).
En Lanús, la respuesta uniformada fue el ingreso con gases, palos y balas de goma. Se llevaron detenidos a tres integrantes que intentaron bloquear el paso de la Policía, después de contaminar la comida con gas pimienta. Los vecinos denunciaron que la presión de las fuerzas de seguridad contra el comedor, fue creciendo en los últimos meses. La persecución a los adolescentes (documentos, cacheo, largos minutos cuerpo a tierra), por portación de clase social se tornó asfixiante.
El secretario de Seguridad en el municipio que conduce Héctor Grindetti, es Diego Kravetz. “El gas pimienta con un poco de agua se sale”, contestó el funcionario cuando minimizó las consecuencias de la acción policial. El secretario sostuvo que no hubo represión policial y que la fuerza ingresó al comedor, cuando perseguía a un hombre con pedido de captura, que se refugió en el comedor. “A la policía hay que respetarla”, sentenció Kravetz. Por su parte, Juan Grabois (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular), afirmó que en el comedor se produjo “una irrupción absolutamente incomprensible e ilegal. Secuestraron a cuatro personas, dos de ellas menores”.
El presente de Kravetz al servicio de Cambiemos, marca una abismal distancia con su pasado ligado al Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas. Macri en su condición de Jefe de Gobierno porteño, vetó la ley de su autoría que pedía la expropiación definitiva de Empresas Recuperadas y luego como presidente, vetó la ley que autorizaba la expropiación del Hotel Bauen. Las contradicciones de Kravetz, tienen un recorrido muy largo. Su militancia en defensa de los derechos del trabajador, lo catapultó al mundo político. En 2003 ocupó el primer lugar en la lista de candidatos del Frente para la Victoria, por el Partido de la Revolución Democrática de Miguel Bonasso. En 2007 liderando el Partido de la Victoria de la Ciudad, ocupó el segundo lugar en la lista de legisladores del Frente, detrás de Ginés González García.
Fue presidente del bloque del FPV hasta 2009, cuando se fracturó la principal bancada opositora y armó “Identidad Porteña”. Posteriormente, integró y presidió el bloque peronista de la Legislatura porteña. En 2011, acompañó a Jorge Telerman (Frente Progresista por Buenos Aires), como candidato a vicejefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
A partir del 2012 comenzó a trabajar en el mundo de la seguridad, fundando el Instituto de Políticas de Pacificación, grupo que se dedica al estudio de políticas públicas de seguridad, relacionadas con marginalidad y narcotráfico.
En 2015 se convirtió en dirigente del Frente Renovador, hasta que Sergio Massa lo bajó de la campaña porteña, luego del fracaso de Guillermo Nielsen en las elecciones de la Ciudad.

AMENAZAS PARA MONTAR EL CIRCO MEDIATICO

El último capítulo de esta historia fue el armado del caso “Polaquito”, para el programa de Lanata en Canal 13. De esa farsa extorsiva, participaron las autoridades de Seguridad del municipio de Lanús y el chico fue amenazado para que se prestara a la entrevista.
Página 12 cuenta hoy que “La directora del jardín de infantes N° 14 Tiempo de crecer, de Villa Caraza, en Lanús, aseguró que fue el secretario de Seguridad del distrito, Diego Kravetz, quien le propuso ventilar en la televisión los robos sufridos en su escuela a través del programa de Jorge Lanata, que a su vez intentó ligar los hechos a un niño de 11 al que, vulnerando sus derechos, entrevistaron en la puerta del establecimiento e indujeron a inculparse de varios delitos. Además, la docente sostuvo que le llamó la atención que el chico se acercara al lugar cuando había tantos policías. Las afirmaciones surgen de la declaración testimonial que prestó Nora Carballa en la Unidad Funcional de Instrucción en lo Criminal 7, de Lomas de Zamora”.
Según la abogada Gabriela Carpineti, “la directora confirma la participación de Kravetz, que vendió el tema a “Periodismo para Todos” como si fuera un productor del canal”.
La nota de Nicolás Romero, señala que “El miércoles 9 de agosto, a las 11.15, Carballa, declaró en la UFI 7, a cargo de Gerardo Loureyro, y contó cómo se llegó a armar la entrevista con PPT que luego derivó en el encuentro con el niño que se hizo cargo de varios delitos frente a las cámaras de tv y provocó una catarata de denuncias contra el programa y contra la secretaría de Seguridad de Lanús, repudios varios y pedidos de informes al Ejecutivo provincial.
La directora explicó que el 26 de junio pasado, a la mañana, cuando llegó al jardín de infantes encontró que ‘autores ignorados’ habían entrado al establecimiento y provocado destrozos y robado todos los electrodomésticos: heladera, microondas y equipos de música, entre otros objetos. Explicó que tras el robo presentó una denuncia en la comisaría de Villa Diamante y que, si bien desconoce si la policía logró identificar a los autores, sí pudo observar ‘la huella de una pisada de persona mayor’. Hecho que sumado a la cantidad y tamaño de los elementos robados hacen difícil sostener la relación con el chico”.
Carballa contó que recurrió a las autoridades municipales para solicitar protección, ya que los docentes que trabajan en el colegio a “menudo sufren robos cuando llegan o cuando se retiran del jardín. Y para los niños y los padres que los llevan y traen”. Se entrevistó con el secretario de Seguridad de Lanús, quien “reconoció que la zona era brava y le asignó patrulleros para que hicieran vigilancia y custodien la entrada y salida de los niños y docentes del jardín”. “Durante la reunión con Kravetz -según testimonió Carballa en la justicia- se quebró y lloró angustiada por la situación de inseguridad, lo que llegó a conmover al secretario de Seguridad, quien “un par de días después le propuso mostrar la situación públicamente mediante una nota periodística”.
Página 12, destaca que “El 29 de junio, tres días después de haber denunciado el robo y de encontrarse con el secretario Kravetz; un día después de haber hablado telefónicamente con el periodista Rolando Barbano sobre cómo se iba a realizar la nota, Carballa llegó al jardín y se encontró, a las 7.30, con Kravetz y periodistas de PPT. La directora también da cuenta de la presencia en la puerta del jardín de un móvil de la policía local, así como policías bonaerenses que estaban con chalecos color naranja y una camioneta.
Al ser consultada por la presencia en el lugar del subsecretario de Seguridad de Lanús, Daniel Alberto Villoldo, un ex policía bonaerense exonerado en 2005 por el entonces ministro León Arslanian y al que el Movimiento de Trabajadores Excluidos denunció como parte del grupo parapolicial que el día anterior había secuestrado al chico para extorsionarlo a fin de que participara del reportaje, la directora dijo que no lo conoce. Sin embargo, dio la descripción de un hombre que responde a las señas del subsecretario: ‘Observó un hombre robusto con bigotes que se movilizaba en una camioneta gris que pensó que era el custodio de Kravetz’ y del que no sabe el nombre. Cuando le preguntaron si tenía un parecido físico al del periodista Jorge Lanata, sostuvo que ‘sí, era corpulento de aproximadamente la misma edad’.
Carballa también contó que conocía al chico de vista porque es vecino del barrio, y que había tenido algunos encontronazos con él. Uno de esos ocurrió en abril o mayo pasado, cuando se lo cruzó y la amenazó porque según le dijo a la directora ‘vos no me das de comer’. Por lo que tuvo que explicarle que ‘en el jardín no hay comedor, solo se da desayuno y merienda a los niños que concurren, pero que igual le juntaría pan y dulce de leche si quedaba’, aunque después no lo volvió a ver”.

Compartir