Vicente López 11 de Noviembre

LOS DERECHOS NO SE MENDIGAN, SE CONQUISTAN

Por La otra campana

El 11 de noviembre de 1951, se realizaron las elecciones presidenciales en las que Juan Domingo Perón resultó electo presidente por segunda vez. En ese día tan importante, las mujeres argentinas nos convertimos en ciudadanas: nuestro derecho al sufragio universal se había convertido en realidad, luego que en septiembre de 1947 y trás una lucha histórica, se aprobó la ley 13.010 que permitió el voto femenino en la Agentina.

Esta pelea de décadas, que involucró a cientos de dirigentes de muchas fuerzas políticas, se transformó en realidad con el peronismo en el poder. Evita con su incansable militancia la lideró y logró la reivindicación de generaciones. El 90% del padrón femenino concurrió a votar, el 64% lo hizo por la fórmula Perón-Quijano y el peronismo ganó en la Ciudad de Buenos Aires, un distrito altamente opositor y oligárquico. Sólo el Partido Justicialista presentó listas con mujeres candidatas, por eso las primeras legisladoras nacionales fueron todas peronistas.

A 67 años del primer voto de las mujeres argentinas, todavía tenemos muchos derechos por conseguir. Seguimos cobrando menos que los hombres ante los mismos trabajos, aún estamos peleando por el derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo y salimos a la calle, por el derecho a estar vivas.

Hoy más que nunca, continuamos el camino de Evita y de esas luchadoras que no sólo pelearon por el acceso al voto, sino también por las desigualdades de género. Las mujeres hacemos historia, porque sabemos que cuando una avanza, ningún hombre retrocede; por eso necesitamos más varones y menos "machos", para que juntos podamos entender que una sociedad justa, sólo se logra con más igualdad de derechos.

Mirtha Pikon (Mesa de Géneros de La 17)

+ Noticias

Anticipa un cierre 2018 catastrófico
EL FONDO PRONOSTICA
UN TERREMOTO ECONOMICO

El Fondo Montetario Internacional regresó con la Biblia menemista bajo el brazo. Plantea ante cada micrófono, pero con otras palabras, aquello de "estamos mal, pero vamos bien". La promesa de un futuro que nunca llega, anestesia tu dolor presente y estira los tiempos políticos hasta donde puede. Experiencia sufrida ante cada incursión de la derecha en nuestra historia política contemporánea.