RECUERDOS DEL 1 DE MAYO DE 1968

  • 1 de Agosto
  • Sindicales
Por Pascual Reyes

Estaba limpiando la memoria saturada del teléfono celular y me encontré con un video de un reportaje que el periodista Villarroel (padre) le hizo a Raimundo Ongaro, líder de la CGT de los Argentinos. En esa nota, Ongaro contó el origen de la misma en el Congreso Nacional Confederal de la CGT (marzo 1968) y la convocatoria a la movilización del 1 de mayo de ese año. El video documenta la actualidad de las palabras de Ongaro y la vigencia de los postulados de la lucha de los trabajadores de esa época, que en lo personal, viví en la Florida industrial de esos tiempos.

Recuerdo ese 1 de Mayo de 1968, como el primer enfrentamiento directo de la dictadura con la clase obrera organizada acá en Buenos Aires. Para evitar la movilización la policía hacia piquetes en Puente Saavedra y en la avenida Paseo Colon e Independencia, frente a la sede de la CGT de los Argentinos en la casa de los Gráficos. Ya había habido represión en Tucumán por el cierre de ingenios, para beneficiar a los Arrieta-Blaquier. Pero no se mostraba en la tele, se sabia por la radio y a través de los diarios que no estaban tan cooptados como ahora. Ese 1 de mayo junto con "La noche de los bastones largos", marcaron el parteaguas de la lucha contra la dictadura.
Muchos adolecentes esperábamos que Dardo Cabo saliese en libertad (preso en Río Gallegos) por la toma de las Islas Malvinas. Dardo y los Lizazo eran los referentes de más peso entre los jóvenes peronistas de la zona norte. No fue el Mayo francés lo que movió la historia, fue el liberalismo sátrapa y entreguista el qué parió los piquetes obreros en Florida, por los despidos de textiles en Modecraft. Todo está guardado en la memoria popular; sólo hay que abrir el archivo y publicar...

Los seres humanos somos animales bípedos, que hacemos cultura porque tenemos memoria histórica. La cultura popular es la transmisión folclórica de los saberes de una generación a otra; tradicionamos una comida, un baile, una música, un trabajo y un hecho histórico narrado en forma coloquial. Nos culturizan para dominarnos. Los sectores dominantes no tienen tradiciones, tienen modas. No necesitan del acervo cultural para sobrevivir, tienen la vida prepara, como la salud. Solo el pueblo tiene tradiciones porque es su modo de saber ser y estar en las circunstancias de su nicho geoecólogico. Los pueblos son necesariamente conservadores porque necesitan conservar la vida, su vida y la memoria oral es su pedagogía. La relatoría coloquial está desvalorizada para que no tengamos vacuna contra los nuevos viejos males de la dominación. Los pueblos son un conjunto de familias que ocupan un nicho ecológico geográfico y tienen como identidad sus saberes históricos en los que se reconocen frente a la ajenidad. La memoria popular es nuestra arma de autodefensa.

Compartir