Política 13 de Abril

El neocolonialismo

LAS HERRAMIENTAS DEL PUEBLO

Por Tomás Pérez Bodria

Desde sus inicios el gobierno de Cambiemos llevó adelante de un modo nada prolijo pero si tremendamente eficaz, el plan impuesto desde la metrópoli en cuyo marco sus miembros como ejecutores quedaron autorizados a rapiñar hasta la última gota de sangre del pueblo argentino. Plan que, obviamente, consiste en la implementación de un profundo cambio de la matriz productiva de la argentina que conlleva una monumental transferencia de recursos del grueso de la población a una élite privilegiada y pequeña, generando una nación débil, dependiente económicamente y, por lo tanto, servil a la estrategia de dominación regional del imperio norteamericano ante su necesidad de abroquelarse en uno de los pocos lugares del mundo sobre los que, como imperio declinante, cuenta todavía ejercer su señorío (me refiero a la región).
El elevado grado de éxito que alcanzó el plan en tan breve tiempo, requirió en nuestro país no sólo de la acción articulada del gobierno de Cambiemos, los medios hegemónicos de difusión y el poder judicial, sino también de la complicidad traidora de muchos de los que fueron ungidos por el voto popular para custodiar los intereses nacionales y no para entregarlos. Si, por supuesto, hablo de los cipayos que han polulado a lo largo y a lo ancho de la historia y que no habrían de estar en este tramo de la entrega ausentes. Ellos facilitaron al gobierno las mayorías necesarias para concretar la depredación planificada. Y lo hicieron en nombre de una gobernabilidad que, en rigor, habría de suponer el control de la legítima reacción popular ante la degradación y el empobrecimiento general.
Hasta las elecciones de medio término en octubre 2017, la contención social mediante la traición dirigencial parecía haber alcanzado un éxito, otrora impensado. Sin embargo fue el envalentonamiento que ese resultado electoral produjo en el gobierno de ocupación y sus cómplices, que los llevó a tratar de imponer a como de lugar una reforma previsional y laboral aborrecida por la población. La parcial y pírrica victoria que obtuviera, cuanto permitió advertir fue que se estaba lejos de lograr la referida consolidación de la explotación sin reacción popular. Por eso son las históricas jornadas del 14 y 18 de diciembre del 2017, en las que la reacción del pueblo y sus organizaciones contra tales reformas mereció una feroz represión del régimen, las que señalan el comienzo del fin del plan de dominación en curso.
A partir de allí, el camino descendente empezó a transitarse ininterrumpidamente por el gobierno macrista, consolidado como instrumento grotesco de sus mandantes. En ese camino, recorrido no sin seguir profiriendo enorme daño a la población y al país y sin abandonar la voracidad por continuar enriqueciéndose impúdicamente los funcionarios, el plan de dependencia se consolida colocándose al FMI al mando de la economía de la Argentina. Como botón de muestra del saqueo, baste con mencionar que quien fuera calificado por el jefe de gabinete Marcos Peña como el Messi de las finanzas, el impresentable Luis Caputo devenido en presidente del Banco Central, fugó del país en quince días el primer tramo del préstamo stand by del Fondo, que alcanzó la friolera de 15.000 millones de dólares. Esa corrida cambiaria concretada allá por el mes de abril del 2018 no fue una imposición del mercado, sino un peldaño más en el coctel conformado por el plan de dominación y el mentado afán de enriquecimiento inagotable de sus instrumentadores (a diferencia de otras circunstancias históricas, el denominado "mercado", en esta ocasión está en el gobierno, en los ministerios y en el banco central). Ese nuevo peldaño consolidó entonces un paso más en la concreción del plan, puesto que la devaluación hundió a niveles impensados el nivel de los salarios y de los ingresos en general de los argentinos desatando una inflación incontrolable, a favor de los sectores financieros, los explotadores de los monopolios de los servicios públicos y los exportadores de comodoties más poderosos. Es decir se avanzó en la consolidación del diseño de país dependiente sin descuidar la debida consideración de los cipayos instrumentadores que, por supuesto, vieron una vez más engrosar sus alforjas. El endeudamiento del país, histórico tanto por su celeridad como por su composición -invirtió a favor de la moneda extranjera la relación de 80-20 entre dólares y pesos-, puesto al servicio de la bicicleta financiera y, por ende, de la fuga de divisas de más de 70.000 millones de dólares, completa este escenario patético de la dependencia y miseria en que estos miserables han hundido a la patria.
Del otro lado, el del pueblo y sus organizaciones políticas, sociales y gremiales, sacudiéndose poco a poco el aturdimiento en que lo hundió el proceso descripto, pese al cual nunca cesó la resistencia, aunque dispersa y por lo tanto carente de la necesaria eficacia, empieza a avisorar la necesidad de organizarse y reaccionar con más fuerza, como medio capaz no sólo de incomodar los planes del imperio sino, sobre todo, de frustrarlo mediante una contundente victoria popular. El avance mismo del pretencioso gendarme en la región comienza a sufrir frustraciones, a partir de lo que viene mostrándose como su imposibilidad de concretar una entrada triunfal en Venezuela para asentar allí la cabecera de playa necesaria para consolidar exitosamente sus designios regionales, como consecuencia tanto de las inteligentes alianzas económicas y militares formuladas por el gobierno del presidente Nicolás Maduro como por la insondable unión de sus fuerzas armadas -inaccesibles a los arteros intentos divisionistas de los pretensos invasores- y el de éstas con las grandes mayorías populares de neto corte antiimperialistas.
En tal contexto se abre en la Argentina el proceso electoral. En él aparece Macri ostensiblemente debilitado y los diversos planes "B" -incluído el plan "V", no despegan. Es decir que el gran titiritero, se va quedando sin muñecos. Y enfrente, de píé, enarbolada como la bandera de la esperanza absolutamente mayoritaria del pueblo sufriente, de cada vez más porciones de la clase media tocada en su nivel de flotación por la implementación del plan en curso, de las pymes en tren de desaparecer y hasta de sectores de la mediana industria que ve en ese plano la posibilidad cada vez más firme de seguir la suerte de los sectores medios en el plano social, se erige la omnímoda presencia ante la que, aún permaneciendo silente, se desvanecen uno tras otro los suplentes seguidores del Gatopardo, Emerge como el Ave Fénix de las cenizas dejadas por la clásica persecución que en todos los terrenos históricamente sufren quienes nunca traicionan los intereses populares y nacionales, ELLA, "la chorra", la soberbia, la impune, como gustan llamarla los plutócratas que nos gobiernan, sus voceros y los tontos que siguen conspirando contra sus propios intereses por no haber logrado todavía despojarse de las difamatorias campañas duranbarbescas. Si CRISTINA, tal como la llama el pueblo que la ama. Si Cristina que es ya el grito de guerra del pueblo. Como durante 18 años de ostracismo lo fue el de Perón. Si Cristina, la que enfrentó desde el gobierno y no menos desde el llano, a los poderosos del país y del imperio. Sin temor, arriesgando y sin deponer jamás sus convicciones, siempre alineadas con los interses de las mayorías populares. Además, ahora, con una experiencia que es invalorable por lo reciente y encontrándose todavía en plenitud física y psíquica.
Cabe entonces preguntarse si, frente a la certeza de la derrota, es dable esperar una reacción solapada o no del arquitecto de este plan de dominación en curso pero puesto ahora severamente en duda. La respuesta es si. Tratarán de hacer fraude. Si no les basta perseguirán la proscripción de un modo u otro de Cristina, como lo hicieron con Lula en Brasil. Incluso, aún sin lograr su prisión o proscripción, han de tratar de amedrentar con esta posibilidad a los referentes del campo popular con el propósito de que éstos avisoren como más seguro y conveniente enarbolar otra candidatura que los irrite menos y asegurar así el tránsito del camino electoral. Incluso a sabiendas de que con ello se frustrará, aún resultando triunfante electoralmente, la mayor posibilidad cierta del pueblo argentino de afrontar del mejor modo posible la reversión del modelo de dependencia y miseria instalado.
Pero reitero, las condiciones empiezan a resultar nuevamente sino favorables, al menos mejores para el campo popular, nacional y regional. A la resistencia hasta ahora impensadamente exitosa de Venezuela, se suma el triunfo en las últimas elecciones comunales de Ecuador de las fuerzas correístas y en Brasil el creciente rechazo del troglodita presidente Temer.
En la Argentina, tras la extraordinaria marcha antimacrista registrada 2 de abril pasado, el Frente Sindical acaba de decretar un paro general para el 30 de abril, al margen de la consabida conducta colaboracionista de la cúpula de la CGT. Es decir, la movilización y resistencia organizada de las fuerzas populares toma decididamente cuerpo. He allí la única garantía con que este pueblo cuenta para "VOLVER". Para que no se frustre el proceso electoral y, en todo caso, si es necesario, para impedir que el régimen siga sembrando muerte y hambre hasta que llegue el día mismo en que el voto popular no sólo le abra la puerta de salida, sino que habilite el ingreso de sus más legítimos conductores.
Cuento finalmente una pequeña anécdota que no está llamada, seguramente, a ser tomada como una propuesta inmediata sino como excusa para una reflexión acerca de nuestra democracia y del sistema institucional que nos rige y en cuyo nombre y el de la gobernabilidad muchos de los nuestros llegan a inmolarse. Participaba de una conferencia brindada por un gran compañero, economista y dirigente consecuente del campo popular y nacional. Y, como es costumbre, al final se habilitaron las preguntas. Un compañero, con vos trémula y notablemente angustiada, preguntó cómo es posible que un gobierno provoque tanto sufrimiento en su pueblo, que le haya mentido tanto y que siga apropiándose de sus recursos tan aviesamente, sin que se cuente con una herramienta que impida tanta tropelía. El disertante, entre sorprendido e impotente, le responde que con el estado actual del poder judicial no era factible impedir cuanto ocurría y que la única esperanza de reversión anida en el proceso electoral. El compañero no podía entender que esto fuera así y, casi por lo bajo pero audible para muchos, mascullaba "pero....la Constitución....la Constitución".
El compañero tenía mucha razón. Existe una herramienta, aún cuando imperfecta. Es la Constitución Nacional y el juicio político que regla su artículo 52 y siguientes. Macri y Michetti, como nunca antes una fórmula presidencial, suman causales para su destitución. Y es cierto, las elecciones están a la vista. Pero entre tanto el FMI ingresa más de 10.000 millones de dólares para financiar la campaña de Cambiemos y, de ellos, 9.600 serán utilizados -y esa es la campaña- vendiendo 60 millones diarios hasta octubre para controlar el tipo de cambio. Seguramente entonces, ese compañero de la charla se preguntará: ¡y ahora que esos 9.600 millones serán apropiados por los mismos que se fumaron los 15.000 con Luis Caputo , pasando a engrosar la monumental deuda que nos cargan a varias generaciones de argentinos, debemos seguir impávidos viendo el saqueo porque no contamos una herramienta? Seguramente seguirá mascullando hacia su adentro....la Constitución...la Constitución".

+ Noticias

Ruidazo de los viernes
MUNRO CONTRA EL TAFIFAZO

Los vecinos se siguen multiplicando en la esquina de Av. Mitre y Vélez Sarsfield.

La Tablada
PRISION PERPETUA PARA ARRILLAGA

El exgeneral fue condenado a prisión perpetua como coautor penalmente responsable del homicidio con alevosía de José Alejandro Díaz.

Radio y televisión
PARO DE CISPREN

La resolución se tomó a partir de una nueva reducción de nuestros salarios conformados, de acuerdo a lo informado por las autoridades.

Por decreto
CAMBIO DE REGLAS DE JUEGO ELECTORALES

El Gobierno nacional publicó el decreto que traba la unidad del peronismo en la provincia de Buenos Aires.

Adelanto de Prontuario II
EL FONDO GOBIERNA EN LA ARGENTINA

El próximo libro de Gustavo Campana, completa la auditoría en tiempo real del gobierno de Macri, que comenzó con Prontuario: No hay neoliberalismo sin traición.

El FMI muy preocupado
QUIERE AUMENTAR EL IVA

El Fondo apuesta a más impuestos, sobre productos sensibles, para aumentar la recaudación.

Espías persiguiendo a Secco
LA LARGA MANO DE LA AFI

La denuncia fue realizada por la diputada provincial Susana González.

Hoy: Lectura recomendada
LA CARCEL DE ASSANGE

Imaginárselo ya es difícil, pero olvidarlo mucho más.

Tomando el antecedente de la Rural
OTRA ESTAFA: CANAL 13

José Carbonelli, ex delegado de Canal 13 en los '90, volvió a la carga con el juez Torres; el mismo que falló en la causa de la Sociedad Rural.