Política 25 de Noviembre
´

Represión contra trabajadores y legisladores

PALOS, GASES Y BALAS DE GOMA EN SIAM

Por La otra campana

Los obreros que reclamaban junto a sus familias y vecinos, la reincorporación de 20 despedidos el 12 de noviembre, fueron desalojados con extrema violencia del acampe por 150 hombres de la bonaerense la medianoche del viernes. Ante la orden del juez Luis Carzoglio (viernes 20:00), legisladores y referentes políticos se acercaron al acampe: Luis Zamora (AyL), Nicolás del Caño (FIT), Guillermo Kane (PO-FIT), Vilma Ripoll (MST), Patricio del Corro (PTS-FIT), Claudio Yacoy (Secretario de Derechos Humanos de Avellaneda) y dirigentes de la CTA Avellaneda. A medianoche, los gases contra trabajadores, políticos, vecinos y familiares, sirvieron para concretar el desalojo de la firma que controlan Pilisar S.A-Newsan.

LA HISTORIA DE SIAM: Como dice Gustavo Campana, es imposible leer el presente sin poner una pata en la historia. Hoy veía esta noticia y recordaba las distintas etapas de la empresa y el proceso de industrialización del país. Ahí están todas las respuestas.
Siam Di Tella fue una empresa argentina de capitales nacionales fundada por Torcuato Di Tella en 1911. El nombre SIAM derivaba de las siglas Sección Industrial de Amasadoras Mecánicas, ya que el negocio original de la compañía fue la fabricación de amasadoras mecánicas de pan, aprovechando una disposición de la municipalidad de la ciudad de Buenos Aires de 1910 que prohibía el amasado manual.
Desde los años ´20, hasta los años ´40, la empresa vivió su mayor apogeo, inicialmente sostenido por un acuerdo con la empresa petrolera estatal YPF para la provisión de surtidores de combustible, que más adelante se expandirá a otros productos como motores de bombeo y caños de acero para el transporte de petroleo.
Años después, tras el golpe de Estado de 1930, el pilar de la compañía será la producción de artículos destinados a satisfacer al flamante mercado interno. De esta iniciativa surge en 1935 el producto más popular de la compañía: las heladeras domésticas SIAM, que se transformarían en un clásico de la industria nacional.
Torcuato Di Tella fallece en 1948, sin embargo, en las décadas del ´50 y ´60 la Siam continúa expandiéndose, gracias al crecimiento sostenido del mercado interno y a las políticas de protección estatal, llegando a ser la industria metalmecánica más grande de América Latina con 9 mil empleados. Para aquel entonces la empresa fabricaba heladeras, lavarropas, cocinas, televisores, motonetas y furgonetas. Pero no solo eso, sino que la compañía también proveía elementos indispensables para la industria privada y el sector público, como equipos de bombeo para petróleo, grandes transformadores eléctricos, caños de acero y generadores para locomotoras diesel-eléctricas.
El gran impulso para Siam vino en 1946 con la llegada al poder de Juan Domingo Perón, quien cambió el direccionamiento del apoyo oficial al sector empresario. Hasta entonces el Estado enfocaba sus intereses en el rubro primario y la industria nacional no lograba estímulos institucionales, situación que cambió con el peronismo y se acrecentó en la década siguiente, cuando Siam acordó con la italiana Lambretta la fabricación bajo licencia de motonetas: nacían así las famosas Siambretta en distintas versiones que con tanto éxito se vendieron en los ‘50 y ‘60.
Líneas crediticias de la banca estatal le permitieron acrecentar su capacidad instalada en la planta de Villa Diamante, Avellaneda, mientras abría empresas subsidiarias en Brasil, Uruguay y Paraguay, con lo cual el holding se transformó en la empresa metalmecánica más importante de Sudamérica.
Ya convertida en la gran empresa nacional que fue, Siam encaró su proyecto más ambicioso: transformarse en terminal automotriz mediante un acuerdo con la British Motor Corporation que se cristalizó con la fabricación del histórico Siam Di Tella en 1959, en el marco del Régimen de Promoción Automotriz instaurado por el presidente Arturo Frondizi. Sin embargo, en los años ´50 ya comienzan a aparecer los primeros problemas de gestión interna, que se suman a un momento especialmente inestable de la política nacional argentina. La demanda del sector público se vuelve cada vez más errática a causa de los sucesivos golpes de Estado.
Mientras tanto, la Siam realiza una de sus máximas apuestas: en 1959 la empresa consigue autorización para producir bajo licencia modelos de la British Motors Corporation. El auto elegido para iniciar la producción fue el Siam Di Tella 1500 . Los autos de la Siam son muy bien recibidos por el mercado, sin embargo, incrementar el porcentaje de integración nacional y lanzar nuevos modelos requería de una gran inversión, justo en un momento donde la empresa ya mostraba sus primeras dificultades económicas, con algunas fábricas trabajando a bajo ritmo. La Siam finalmente deja de producir automóviles en 1967.
La instalación de diversas industrias extranjeras provoca que la empresa deba competir en todos los rubros, motivo que genera una mayor baja en la producción. A este contexto se añaden problemas internos de sucesión, que derivan en un vaciamiento de la empresa.
En 1972, dado el gran endeudamiento que la Siam posee con el sector público (tanto en créditos impagos como en impuestos atrasados) y su imposibilidad para recuperarse económicamente, se determina la nacionalización de la empresa. En manos del Estado la compañía continúa produciendo, aunque arrastrando un enorme deterioro funcional y financiero. Ya a fines de los ´70, el Estado plantea la necesidad de re-privatizarla, situación que finalmente se produce en 1986 cuando la Siam es desmembrada y vendida por separado a tres grupos empresarios privados (Techint, Perez Companc y Aurora).
La firma empezó a desmoronarse con las políticas económicas con las que la última dictadura cívico-militar sometió al pueblo argentino. Apremiada por las deudas, en 1986 fue vendida a capitales privados.
Sin embargo, la hiperinflación y una posterior política económica desfavorable para la industria local terminó por eliminar casi todos los vestigios de lo que había sido este gran emporio industrial. De la ex-Siam Di Tella, hoy sólo queda la fábrica de caños en manos de la empresa Techint y una cooperativa de autogestión produciendo electrodomésticos en la planta de Avellaneda.
En 2014 la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, reinauguró la emblemática fábrica.
Y llegamos a 2018. Saquen sus propias conclusiones.

+ Noticias

Decíamos ayer...
LEY DE MEDIOS, REPRESION Y DESPIDOS

Editorial de Gustavo Campana del 12 de enero de 2016, en “Uno nunca sabe” (AM750). “El Gobierno ya avisó: el idioma de su gestión, serán los carros hidrantes en las calles”.

Semana que cerró con el dólar a 38,50
LA ECONOMIA CAYO EN SEPTIEMBRE 5,8%

Los números del Estimador Mensual de la Actividad Económica del Indec, señalan la mayor caída de la actividad económica de 2018 y la sexta consecutiva de un año que en los primeros 9 meses, muestra una contracción del 1,5%. En septiembre, la producción de bienes y servicios cayó un 1,9%, respecto a agosto.