Política 31 de Marzo

30 de marzo de 1982

PAZ, PAN Y TRABAJO

Por VisiónPaís

El 30 de marzo de 1982 se llevó a cabo la mayor expresión de lucha obrera efectuada durante la última dictadura cívico-militar-eclesiástica. La CGT convocó a un paro nacional, bajo la consigna “Paz, pan y trabajo”. Entonces, el país estaba en manos de la junta militar compuesta por el general Leopoldo Fortunato Galtieri, el almirante Jorge Isaac Anaya y el brigadier Basilio Lami Dozo. Este trío había asumido en diciembre del año anterior, cuando Roberto Viola, fue desplazado. Roberto Alemann ocupaba la cartera de economía. La situación económica era desastrosa, se había destruido paulatinamente la industria. Alfredo Martínez de Hoz y sus seguidores, ya habían dejado un tendal de desocupados y la situación social era una olla a presión. La economía fue puesta a cargo de los llamados “Chicago boys”, que propiciaban el ultra liberalismo y la apertura a los mercados mundiales.

La Confederación General del Trabajo estaba disuelta, a raíz de ello los trabajadores se empezaron a agrupar en comisiones a partir del año ’77, la más conocida fue la “Comisión de los 25” que llevó adelante un paro en abril de 1979. El país se paraliza, se producen cortes en avenidas y rutas y acampes en las puertas de las fábricas. Fue tan masivo que el gobierno prefirió obviarlo y minimizarlo ante la imposibilidad de reprimirlo. Allí surgió la figura del secretario general de los cerveceros, Saúl Ubaldini, y que de esa comisión salieron las dos CGT, que mantenían posiciones encontradas. La que motorizó el plan de lucha se hacía llamar CGT Brasil, por la calle del mismo nombre, con la conducción de Saúl Ubaldini, mientras que la otra estaba en la sede de la calle Azopardo, y al frente se encontraba Jorge Triaca.

En noviembre de 1981, Ubaldini convocó a una manifestación por las calles de Liniers, que congregó más de 10.000 personas frente a la Iglesia de San Cayetano, Jorge Triacca no adhirió. Recordemos también a “La Multipartidaria”– una instancia de partidos políticos encabezados por el PJ y la UCR, entre otros, que nació en 1981, y que junto al sindicalismo expresado en la CGT en sus corrientes principales, venían presionando al Proceso para lograr una apertura política y la vuelta de la democracia.

El 30 de marzo de 1982, desde las 10 de la mañana aproximadamente los manifestantes intentaban llegar hasta la Plaza de Mayo, mientra la policía se apostaba en distintos lugares de la ciudad para impedirlo. Unas 15000 personas se acercaron a la Plaza de Mayo, a la vez que unos mil policías apalearon, embistieron con autos y caballos, hubo disparos de Itaka y gases. A diferencia de 1979 y 1981, la movilización de 1982 fue nacional, y muy fuerte en Mendoza, donde murió el obrero Benedicto Ortiz, Rosario, Mar del Plata y Neuquén.

Foto Daniel Merle

El pueblo enfrentó a la policía montada, los gases y los hidrantes, las balas de goma y las de plomo. Los bares cerraban sus puertas pero dejaban entrar a los manifestantes. La gente corría y se reagrupaba, fue una jornada de valor y coraje. “Se va a acabar, se va a acabar, la dictadura militar”, era el grito de miles de gargantas.
Hubo más de 3.000 detenidos, entre ellos, Saúl Ubaldini, y cinco integrantes de la comisión directiva; el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, junto a un grupo de madres de Plaza de Mayo; un dirigente justicialista que años después sería presidente de la Nación, mientras desde la Unión Cívica Radical, que había adherido oficialmente a la marcha, se denunciaba la detención del dirigente Juan Carlos Zambarieri. La represión terminó con la vida del salteño Dalmiro Flores, obrero mecánico, asesinado frente al Cabildo. Según la versión oficial Flores “no acató la voz de alto que le impartió” un policía de civil que se bajó de un Ford Falcon verde. Ascencio Flores, el padre de Dalmiro, explicó que su hijo “no escuchó la voz de alto porque era sordo”.

Puesto que la dictadura se había caracterizado por la represión clandestina, y prácticamente no había habido grandes movilizaciones durante el período, la represión desatada el 30 de marzo causó honda impresión en diversos sectores. Incluso en la prensa escrita se notó una abierta simpatía y solidaridad con los manifestantes. Varias de las fotos icónicas sobre la dictadura fueron sacadas ese día. En una de las más características, se ve a un joven contra la pared, de rodillas en el suelo, apuntado por un militar con un arma de grueso calibre. Sobre el muro y parte del cuerpo del muchacho, se proyecta la sombra del milico. En segundo plano, se ve a otros dos jóvenes en el suelo, también sometidos por militares.

Vale recordar el papel de los medios de comunicación en estas instancias que hacía más de cinco años que Clarín y La Nación controlaban Papel Prensa y ya monopolizaban el mercado del papel para periódicos, justamente a partir de noviembre de 1976, casi ocho meses después del golpe genocida. Basta con mencionar que la portada de La Nación del día siguiente tituló: “Violentos incidentes en la zona céntrica”.

+ Noticias

Munro: Negocios vacíos
CERRO LA VICTORIA

Agobiado por la crisis, cierra el histórico local de ropa que funcionaba desde la década del ‘50 en el Centro Comercial de Vélez Sarsfield.

Soberanía Nacional
NUEVA TRAICION

Para algunos, aún no vale la sangre derramada en las islas.

La pobreza de Cambiemos
32%: CASI 13 MILLONES DE ARGENTINOS

El 28 de marzo de 2019, el Indec confirmó la pobreza récord de la era Macri: 32%.

Programa del 29 de Marzo
PALABRA NACIONAL por RADIO HACHE

Viernes de 14:00 a 17:00, con la conducción de Gustavo Campana.

Basta de censura en la TV Pública
QUEREMOS INFORMAR

En pleno año electoral y a siete meses de los comicios generales, se profundiza la presión sobre los periodistas y trabajadores de prensa en el noticiero de la TV Pública.

Desesperación Central
DEPOSITOS A LELIQ

El Gobierno decidió permitir que los bancos compren Leliq con todos sus depósitos.