Economía 12 de Noviembre

Los casos de Moreno, Vicente López y San Isidro

PRESUPUESTOS
POR HABITANTE Y SUBSIDIOS AL TRANSPORTE

Por Circo Criollo

Los municipios de Moreno, Vicente López y San Isidro atraviesan realidades presupuestarias y sociales diametralmente opuestas.

Durante 2018, el intendente de Moreno, Walter Festa, contó con una suma de $1.707 de coparticipación por habitante para una población que tiene un 13 por ciento de sus Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), en tanto que Jorge Macri (Vicente López) y Gustavo Posse (San Isidro) tuvieron $3.259 y $3.543 respectivamente, para poblaciones que no superan el 4 por ciento de NBI.

Esta distribución presupuestaria es producto del actual sistema de coparticipación que rige en la provincia de Buenos Aires, que favorece a aquellos distritos que cuentan con un sistema de salud más complejizado, sin tener en cuenta el índice de vulnerabilidad de la población de cada Municipio. Un régimen vetusto diseñado en 1987 que, aun con paliativos importantes como el Fondo de Reparación Histórica del Conurbano (1992) y el Fondo Federal Solidario (2008), nunca nunca se modificó y empeoró con la actual administración de la gobernadora María Eugenia Vidal, que a pesar de contar con el favor de distintas bancadas de la Legislatura provincial para aprobar irracionalidades como el actual híper endeudamiento en dólares, jamás se molestó en reparar esta clase de injusticias distributivas, sino que más bien -devaluación y pacto fiscal mediante- las profundizó.

Adicionalmente, tomando en consideración los presupuestos municipales, Moreno cuenta con $5.132 por habitante; Vicente López con $20.415 y San Isidro con $20.486.

Estos datos cobran notoria importancia si se contempla que Festa administra un territorio con una extensión de 186 km² habitado por 525.000 personas, mientras que el de Jorge Macri se extiende en una superficie de 35km² con 269.000 habitantes, y el de Posse apenas supera al municipio del primo presidencial, con 42km² y una población de 293.000 personas.

Esta situación abre un interrogante: ¿Macri y Posse serían tan buenos administradores con el presupuesto que tiene Festa?

Sobre el subsidio al transporte

Otra situación a tener en cuenta es la quita de subsidios al transporte automotor en la provincia de Buenos Aires, donde localidades como Moreno sufren, de manera inexplicable, una pérdida mayor en comparación a ciudades mucho más pequeñas y de menor densidad poblacional.

La ciudad de Moreno, según el nuevo presupuesto, dejará de recibir en concepto de subsidio $589.330.983, mientras que San Isidro perderá $245.281.443. Es decir, que la ciudad que administra Festa contará con $334.049.540 menos, teniendo casi el doble de la población que gobierna por Posse.

En el caso de Vicente López, como no tiene líneas comunales -por ser un territorio de menor cantidad de km²- y por estar ubicado cerca de Capital Federal y otros distritos, lo cual hace que tanto líneas de colectivos nacionales como provinciales lo atraviesen, no pierde ningún tipo de subsidio.

En definitiva, la manera arbitraria en la que se decidió la quita de subsidios al transporte en el nuevo presupuesto, generará más desigualdad y perjudicará a los que menos tienen.

+ Noticias

Ahora la derecha
aplaude lo que siempre combatió
LOS NEOLIBERALES
DESCUBRIERON EL CONSUMO…
Nunca creyeron en el salario como motor del círculo virtuoso de la economía. Sueldos fuertes para generar demanda comercial y la multiplicación de trabajadores con poder de compra reclamando bienes y servicios, produciendo demanda industrial.

La economía del pago chico,
en terapia intensiva
CERRO NEW OREGON POTATO: 15 DESPIDOS

Una pyme especializada en la producción de snacks, cerró sus puertas en Villa Martelli (Zufriategui 4162).
Los trabajadores se encontraron con las persianas bajas y una nota que les comunicaba que la empresa había cerrado. “Hacemos responsable por esta situación a las políticas económicas que lleva adelante el gobierno nacional que está dañando seriamente la industria y en especial a las Pyme”, manifestaron representantes del Sindicato de Alimentación.

Despidieron a 440 trabajadores
CIERRE DE SIAM