PRONTUARIO
No hay neoliberalismo, sin traición...

A través de entregas semanales, vamos a publicar el libro de Gustavo Campana, editado por Colihue.

  • 1 de Agosto
  • Cultura
Por La otra campana
Tapa del Libro Pronturio. No hay neoliberalismo, sin traición...

Primera parte

El neoliberalismo es incompatible con la democracia. Una doctrina económica basada en la transferencia de recursos del pueblo a las corporaciones, es una filosofía que amenaza de muerte el espíritu del sistema. Un proyecto que no cierra sin represión, es una declaración de guerra a la República.
Una teoría basada en la eterna ilusión del derrame ("la luz al final del túnel" y "los brotes verdes"), el fin de la industria nacional (“reconversión”), la deuda externa impagable (“deuda se paga con deuda”), el ajuste permanente (“sinceramiento”), la flexibilización laboral esclavista (“bajar el costo argentino”), las privatizaciones que rifan el patrimonio nacional ("nada de lo que deba ser estatal, permanecerá en manos del Estado”), los tarifazos impiadosos (“para que haya más energía”) y el regalo de los recursos naturales (“no es relevante recuperar el autoabastecimiento y la soberanía hidrocarburífera); tiene como única finalidad, transformar los derechos constitucionales en una mera formalidad.
La pregunta repetida a partir del primer triunfo electoral conservador sin “fraude patriótico”, dispara muchas verdades relativas y ninguna certeza que juegue de sentencia: ¿cómo un modelo pensado por y para minorías, puede engañar a millones? En ese terreno los falsificadores del pasado y el presente, tienen un rol fundamental. Para que reine el lobo con piel de cordero, siempre son indispensables los traidores. Hacen falta muchos verdugos de la historia, para que en el país de "un hombre, un voto", mande el privilegio. Sin ellos, esto fue, es y será imposible.
La infidelidad que contamina el cuerpo social y desclasa a millones de seres humanos, no tiene protagonistas paridos por una sola matriz, ni existe una única razón como motor. Ocupan distintos roles arriba de todos los escenarios posibles: políticos, economistas, militares, sindicalistas, jueces, periodistas, empresarios. Todos suman su granito de arena para consumar el suicidio en masa frente a las urnas, de aquellos que creyeron que su salvación estaba en brazos del enemigo.
La lista de hechos y protagonistas, es tan larga como añeja y quizás a modo de advertencia para el segundo siglo argentino, el génesis nacional mixturó lo mejor y lo peor de la condición humana que caminó estas Pampas: Mariano Moreno envenenado en alta mar, San Martín vendido por Alvear, los desacatos de Belgrano para salvar la Revolución, Rivadavia entregando el país a Inglaterra, la oligarquía salteña asesinando a Güemes, Dorrego frente al pelotón de fusilamiento de Lavalle, Facundo emboscado en Barranca Yaco, Urquiza terminando con Rosas por encargo del emperador de Brasil, Mitre aniquilando al Paraguay por orden de Gran Bretaña y Roca exterminando indios para afianzar la “segunda conquista”.
Castelli murió cuando la Patria tenía dos años y la Libertad avanzaba a los tumbos. Mientras la traición de los primeros desencuentros del país joven, tenían sabor a eternidad, sentenció: "Si ves al futuro, dile que no venga”.

  • La integridad del anhelo sanmartiniano de Patria Grande, quedó plasmada en aquella carta a Rosas del 10 de julio de 1839: "Lo que no puedo concebir es que haya americanos que por un indigno espíritu de partido se unan al extranjero para humillar a su patria y reducirla a una condición peor. Una tal felonía ni el sepulcro la puede hacer desaparecer".
  • La civilización desde la que Sarmiento sermoneaba a la barbarie, lo empujó a encadenar a Victoria Romero, la amada compañera del Chacho Peñaloza, para que después del asesinato del caudillo pase la escoba todas las mañanas en la plaza mayor de San Juan.
    En el siglo XX, el sueño de justicia de unos y el idéntico deseo de venganza de otros, se mantuvieron inalterables.
  • Para Scalabrini Ortiz el 17 fue, "el subsuelo de la patria sublevado" y según el anti-yrigoyenismo del radical Sanmartino, se trató del "aluvión zoológico".
  • Desde una interpretación desteñida de su socialismo, Américo Ghioldi justificó los paredones del '56, el "Cristo vence" de los aviones que bombardearon la Plaza y "Viva el cáncer" de las paredes de Barrio Norte, con "Se acabó la leche de la clemencia".
  • Arturo Illia, antes que el general "democrático" vencedor de Azules y Colorados, termine con sus días en la Rosada, sentenció: "No les tengo miedo a los de afuera que nos quieren comprar, sino a los de adentro que nos quieren vender".
  • Arturo Jauretche acriolló la sentencia, con aquello de "Si malo es el gringo que nos compra, peor es el criollo que nos vende".

El neoliberalismo como la fase caníbal del capital, nació para sepultar los sueños del campo nacional y popular. Después de 166 años (1810-1976) repletos de tensiones y batallas por el futuro, el mandato de Milton Friedman desembarcó por primera vez en la Argentina, a sangre y fuego. En sus dos primeros intentos echó raíces, dejó descendencia y condicionó al sistema. En diciembre de 2015, regresó para intentar quedarse para siempre.
“Ahora las torturas se llaman apremios ilegales. La traición se llama realismo. El oportunismo se llama pragmatismo. El imperialismo se llama globalización. Y a las víctimas del imperialismo se las llama países en vía de desarrollo” (Eduardo Galeano)
....................................................................................

Palabras preliminares

El 23 de agosto de 1973, Jan Olsson ingresó armado a una sucursal del Kreditbanken, en el centro de la capital sueca. Soñaba con salir del banco, con un par de millones de coronas en el bolso, pero todo se complicó. Dos policías intentaron detenerlo y el ladrón hirió a uno de ellos.
Olson se atrincheró, tomó a cuatro rehenes y a partir de ese día, el mundo habla del Síndrome de Estocolmo. Los que habían perdido su libertad y quedaron a merced del hombre armado, los que obedecían sin chistar a quien tomó las riendas a punta de pistola creyeron que su captor era mucho más confiable, que los que prometían liberarlos.
Esa extraña relación de complicidad y sumisión, ese fuerte vínculo afectivo con el enemigo, nace de una promesa central del amo: “Desde ahora sos mi esclavo, soy el nuevo dueño de tu vida. Pero tranquilo…, no te voy a matar”. En ese momento, crece una dependencia que despierta el que somete, porque a pesar de robarte por un rato o para siempre, valores indispensables (libertad, identidad, independencia y soberanía); el poder que representa asegura que no habrá violencia extrema. El nuevo dueño de las vidas cautivas se compromete a no gatillar, pero sólo si se respetan a rajatabla sus reglas de juego.
El Síndrome de Estocolmo es una respuesta, que la vulnerabilidad maneja a control remoto en situaciones límites y el precio que algunos están dispuestos a pagar para seguir respirando, es entregar todos sus tesoros: patria, sueños, proyecto colectivo...
En aquél banco de Estocolmo, la pesadilla terminó cinco días después. La policía entró al edificio con gases lacrimógenos y en media hora, los ladrones se rindieron. Y a pesar de que pronosticaban, una larga lista de muertos y heridos; secuestradores y secuestrados, salieron ilesos.
Los rehenes pidieron clemencia por Olson, se negaron a declarar en su contra y lo ayudaron a pagar los honorarios del abogado defensor.
En términos políticos, esta irrefrenable sensación de entregarse a los brazos del enemigo, fue el gesto repetido durante décadas por un sector de la población argentina, en casi todos los golpes militares del siglo XX.
En términos políticos, esta irrefrenable sensación de entregarse a los brazos del enemigo, fue el gesto repetido durante décadas por un sector de la población argentina, en casi todos los golpes militares del siglo XX.
"La etapa que se cierra era segura y sin riesgos: la vida tranquila y declinante de una Nación en retiro. La etapa que comienza está abierta al peligro y a la esperanza: es la vida de una gran Nación cuya vacación termina" (Mariano Grondona, en "Primera Plana" del 30 de junio de 1966; dos días después del derrocamiento de Arturo Illia).
La estrategia para lograr este objetivo en el presente ("Obedezca el que obedece y será bueno el que manda", José Hernández), no es exclusiva de estas Pampas. Comenzó a cocinarse a fuego lento, desde fines de los años '90; cuando la segunda fase del neoliberalismo, desembocó en la inédita multiplicación de gobiernos nacionales en América latina. Movimientos que proyectaron su acción política, en función de consolidar la Patria Grande que esperó 200 años.
Fue el lanzamiento continental del periodismo hegemónico como partido político. Voces que hablan en nombre de los poderes fácticos, para impulsar golpes blandos contra los gobiernos populares (Honduras: Manuel Celaya 2009), basados en el resultado asegurado de cualquier simulacro de juicio político (Paraguay: Fernando Lugo 2012 y Brasil: Dilma Rousseff 2014).
Esos grupos económicos pusieron huevos en centenares de canastas y diversificaron tanto su estructura económica, que cuándo dicen hacer periodismo sobre cualquier aspecto de la vida nacional, en realidad siempre están opinando en defensa propia.
"Cuando criticamos a la prensa dicen que los atacamos, pero cuando ellos atacan dicen que es democracia", planteaba Lula da Silva desde la presidencia de Brasil (2003-2011).

  • El Fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, pidió a la Corte Suprema el 25 de marzo de 2017, investigar al menos a nueve ministros del Gobierno de Michel Temer, que fueron acusados por los ex directivos del grupo Odebrecht de haberse beneficiado por coimas del caso Petrobras: Blairo Maggi (Agricultura), Aloyisio Nunes (Relaciones Exteriores), Eliseu Padilha (Presidencia), Moreia Franco (Secretaría General del Gobierno), Bruno Araújo (Ciudades), Gilberto Kassab (Ciencia y Tecnología) y Marcos Pereira (Desarrollo).
  • El 30 de marzo, Eduardo Cunha, el padre del golpe institucional que destituyó a Dilma Rousseff, cuando era presidente de la Cámara de Diputados, fue condenado por delitos de corrupción a 15 años y 4 meses de cárcel. El gran aliado de Cunha, en el armado mediático de la muerte de la Constitución, fue la Red Globo.
  • El 4 de abril, el máximo tribunal electoral de Brasil pospuso por tiempo indeterminado, el juicio por supuestas irregularidades en las cuentas de campaña de la fórmula Rousseff-Temer en 2014. Ambos fueron acusados de haber recibido de Odebrecht, alrededor de 34 millones de dólares. La denuncia que iba a ser utilizada para lograr la proscripción política de Dilma Rousseff por ocho años, salvó de la destitución al principal beneficiario del golpe.
  • Ocho días después, la Corte Superma informó que abrirá causas por corrupción a 9 ministros, 71 legisladores y 3 gobernadores.

En la campaña electoral argentina 2015, Cambiemos juró que el que hablaba de liberación, en realidad proponía dar un salto al vacío. La derecha con todos los medios a su disposición o los liberales recibiendo órdenes del poder mediático (una ecuación donde el orden de los factores altera muchísimo el producto), repitió las 24 horas durante 12 años, que había que temerle al que decía haber sacado al país, del segundo infierno neoliberal de nuestra historia.
El diario La Nación fue parte del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (109 medios de comunicación en 76 países), que publicó en simultáneo el 3 de abril de 2016, los Panamá Papers. Pero tuvo los datos que pudieron cambiar el rumbo de la elección presidencial en su redacción, en plena campaña 2015. Con silencio cómplice fue fundamental, para sostener la candidatura de Macri.
Paradójicamente en abril de 2017, el Consorcio fue galardonado con el Premio Pulitzer en una de sus principales categorías.
La información publicada se basó en miles de correos electrónicos, certificados, datos bancarios de estados de cuentas, copias de pasaportes y documentos de identidad de los implicados. También en documentos y actas de alrededor de 214 000 sociedades guardadas en 11,5 millones de archivos que contienen el registro de 40 años de negocios de Mossack Fonseca, aunque la mayor parte del material analizado está referido a transacciones y operaciones entre 2005 y 2015.
Entre las personalidades involucradas se destacan 12 jefes y ex jefes de Estado, 140 altos dirigentes políticos y personalidades públicas de 50 países diferentes que participan o han participado en sociedades offshore en 21 paraísos tributarios distintos.

Millones de argentinos que sin proyecto de país, habitan muy cómodos el reino del individualismo al que fueron arreados, son blanco desde 2003 de la construcción cotidiana de un país paralelo. Son los peores analfabetos, los analfabetos políticos (Bertolt Brecht); son los que aferrados al mensaje de los medios de comunicación, terminan amando al opresor y odiando al oprimido (Malcom X).
Hombres y mujeres cercados por un hermético corralito informativo, sólo comparable con los efectos del seudo periodismo controlado por la última dictadura. Aquel mensaje, era impermeable a las respuestas. La rectificación del relato, nunca horadaba el escudo civico-militar y siempre quedaba el último recurso de la muerte, para garantizar el silencio.
"Sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles" (Ultimo párrafo de la carta a la Junta Militar de Rodolfo Walsh, 24 de marzo de 1977)
La versión contemporánea de esa impunidad periodística, se apoya en el poder de fuego de los encargados del guión de la Argentina ficcional, seguros de que cualquier respuesta ocupará un espacio alternativo, casi marginal.
Los efectos directos de más de 40 años de batalla cultural, instalaron que un derecho es lo más parecido a una ilusión difusa y que la movilidad social es un espejismo...
"Le hiciste creer a un empleado medio que su sueldo medio servía para comprar celulares, plasmas, autos, motos e irse al exterior. Eso era una ilusión. Eso no era normal" (Javier González Fraga, mayo de 2016).
Durante el kirchnerismo, la oposición política mintió, una parte de la familia judicial sentenció que ese engaño era verdad y las vacas sagradas del país mediático se encargaron de modificar la vida de millones, con datos falsos que ella misma imprimió con valor documental. Asociación ilícita...
Antes de ir a las urnas en la presidencial 2015, las tapas convirtieron en asesinos a la presidenta de la Nación (Alberto Nisman), a su jefe de Gabinete (triple crimen de General Rodríguez) y a Milagro Sala (Jorge Velásquez, militante radical). Como si esto fuera poco, juraron que Máximo Kirchner y Nilda Garré manejaban capitales iraníes (“Máximo sería cotitular de dos cuentas secretas”) y que Axel Kicillof cobraba en carácter de asesor de YPF (“Kicillof tiene en YPF un sueldo superior a los 400 mil pesos).
Las denuncias fantasmas, son un signo distintivo del neoliberalismo latinoamericano del siglo XXI. Son el último recurso después de centenares de intentos fallidos, a través de los cuales instalaron que el progresismo en el Gobierno, siempre es sinónimo de corrupción. El entramado periodístico continental, lo lideran el Grupo Clarín (Argentina), El Mercurio (Chile), O Globo (Brasil), El Comercio (Perú), Ecuavisa (Ecuador), Caracol (Colombia), Venevisión (Venezuela) y Televisa (México).

  • No sólo la cuenta de Máximo y Garré que publicó Clarín no existía…, tampoco el banco.
  • El asambleísta ecuatoriano Andrés Páez (Movimiento Creo), dijo en 2015 que hubo transferencias bancarias por 22,8 millones de dólares a favor de dos personas allegadas al vicepresidente Jorge Glas Espinel. Páez declaró que los depósitos fueron efectuados en un paraíso fiscal del océano Indico, conocido como Islas Masor. Pero este archipiélago de fantasía, nunca apareció en el mapa.
  • En la previa del referendo boliviano 2016, que rechazó por menos de dos puntos una nueva reelección de Evo Morales, la derecha inventó un hijo no reconocido del Presidente, que supuestamente había nacido en 2007. Un niño fue alquilado por sus padres, a cambio de su educación primaria y secundaria, un terreno y 15 mil dólares.

El balazo que impactó en el centro del corazón del sistema democrático argentino, fue la sobreactuación infame de "fraude electoral" en Tucumán. Un dato que propuso el manual de la derecha regional para enfrentar a la Venezuela de Hugo Chávez, justamente el tiempo político más plebiscitado de la historia sudamericana. Ante cada triunfo, la misma denuncia...

  • Chávez ganó las presidenciales del '98, con el 56% de los votos frente al 40% de Henrique Salas Romer. Al año siguiente, el oficialismo se impuso en el referendo constituyente de abril, cuando con alrededor del 90% de los votantes (abstención del 62%), decidió convocar a una asamblea para redactar una nueva Carta Magna. En diciembre del mismo año, el 72% de los venezolanos que fueron a las urnas aprobó la Constitución.
    Chávez ganó las elecciones presidenciales de 2000, con el 60% (Francisco Arias sumó el 37,5%). Comicios que fueron bautizados como las “mega-elecciones”, porque se convocaron para legitimar todos los cargos tras aprobar la nueva Constitución.
    En las elecciones regionales de 2004, el oficialismo ganó 22 de los 24 estados y obtuvo más del 80% de las alcaldías. Luego en agosto, el oficialismo triunfó en el referendo ratificatorio sobre permanencia en el poder, con el 59% de los casi 10 millones de votantes.
    Los comicios legislativos de 2005, le dieron al Movimiento Quinta República los 165 escaños de la Asamblea, luego que la oposición se retiró de la pelea, alegando falta de confianza en el árbitro electoral.
    A principios de diciembre de 2006, Chávez logró en la presidencial un 62% de los sufragios frente al 37% de Manuel Rosales. Un año después, en el referendo sobre reforma constitucional, Chávez sufrió su primera derrota electoral.
    En noviembre de 2008 se realizaron los comicios para elegir 603 cargos entre gobernadores, alcaldes y concejales. El oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela, logró conquistar nuevamente la mayoría de los cargos en juego.
    El referendo sobre enmienda constitucional, para eliminar los límites a la reelección de cargos públicos fijados en la Constitución de 1999, se llevó a cabo en febrero de 2009. Ganó el Sí, con casi el 55% de los votos.
    En septiembre de 2010, el oficialismo ganó la mayoría de escaños en las legislativas. El 7 de octubre de 2012, Chávez fue reelecto con el 55,07% de los votos (8,1 millones de sufragios), contra el 44,31% de Henrique Capriles. En diciembre de ese año, el PSUV arrasó en las regionales, con 20 de las 23 gobernaciones en juego.
  • Sumados los comicios de Venezuela, Bolivia, Uruguay, Nicaragua, Argentina, Brasil y Ecuador, los gobiernos del "fraude", pasaron por 25 elecciones presidenciales en los últimos 15 años y el único triunfo del neoliberalismo, fue Argentina 2015.

Primero la denuncia de toda la oposición política tucumana encabezada por Macri y después, un tribunal incompetente dispuesto a congelar la voluntad popular, por primera vez en 32 años de la nueva democracia (la Cámara en lo Contencioso Administrativo, tomó por asalto el rol de la Junta Electoral). El resultado de ese río revuelto, convirtió a la campaña presidencial en una verdadera conspiración contra la verdad y el sistema quedó mal herido por marchas y cacerolazos opositores.
En Tucumán se instaló la denuncia de fraude sistémico y sistemático, a través de la boleta de papel; una fábula que no tiene un solo caso real en el que apoyarse, desde las elecciones de octubre de 1983.

  • En esa comedia mal actuada (dos dirigentes de Acuerdo por el Bicentenario, quemaron 42 urnas en Santiago Moya, departamento Monteros, mientras la prensa hegemónica acusaba al kirchnerismo), nació la idea del voto electrónico; un proyecto que la oposición frenó en el Congreso en 2016, ante la probada vulnerabilidad potencial, de un sistema que resulta imposible de auditar. Sin garantía de estar libre de hackeos, Macri pedía a gritos adoptar un formato que prohibieron Inglaterra, Alemania, Holanda, Irlanda y Finlandia y que protagonizó más de un ridículo, en los comicios que le dieron la presidencia de los Estados Unidos a Donald Trump.
  • Cuando el voto electrónico ya había sido desactivado en el Senado (diciembre 2016), el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, fue denunciado por un acuerdo suscripto con Corea del Sur, que incluiría la compra de las máquinas de voto electrónico. La denuncia penal fue hecha por la abogada Valeria Laura Carreras, quien propuso se investigue si el ministro incurrió en los delitos de "malversación de caudales públicos", "abuso de autoridad" y "violación de los deberes de funcionario público".

Dos meses después del supuesto fraude tucumano, el Frente Para la Victoria (Scioli) se impuso con el 48,54% de los votos, contra el 26,84 de Cambiemos (Macri). Si antes hubo robo, como gritaron los integrantes de la foto de familia con Mauricio en la cabecera y Sergio Massa, Ernesto Sanz y Margarita Stolbizer en la mesa; la provincia lejos de rebelarse, aumentó a 200 mil votos la diferencia de aquella cuestionada elección que ganó Juan Luis Manzur. El victimario vestido de víctima, fue el radical José Manuel Cano, que recibió como premio a su lealtad, la promesa del Plan Belgrano.
Cinco tapas consecutivas con Tucumán como título principal, entre el 24 y el 28 de agosto:

  • “Lento escrutinio, violencia y denuncias en Tucumán: La oposición reclamó la suspensión del escrutinio y denunció el ataque a tiros en sedes partidarias” (Clarín, 24 de agosto)
  • “Tucumán: dura represión a una protesta opositora: Una multitud se manifestaba frente a la Casa de Gobierno en repudio al presunto fraude en la elección del domingo” (Clarín, 25 de agosto)
  • “Una multitud marchó en Tucumán en repudio a la fuerte represión: Macri, Massa y Stolbizer se muestran hoy juntos, en potente gesto político” (Clarín, 26 de agosto)
  • “Macri, Massa y Stolbizer, piden transparencia al gobierno: Es por el escándalo en Tucumán y con la mira puesta en las presidenciales de octubre” (Clarín, 27 de agosto)
  • “La oposición reclama boleta única para las elecciones de octubre: Es después de las denuncias de fraude en Tucumán. Lo plantearon los legisladores que responden a Macri, Massa y Stolbizer” (Clarín, 28 de agosto). Un año y cuatro meses después de asumir Cambiemos en la Nación, Alpargatas suspendió por una semana el 11 de abril de 2017, a 1.100 trabajadores en su planta de Tucumán y en mayo programó el segundo tramo del achique, afectando con la misma medida a 1.300 empleados. La realidad siempre vence a la ficción...

En Tucumán, Cambiemos avisó que iba a gritar fraude en la Nacional, copiando el manual de estilo de la derecha venezolana que en Brasil 2014 ya había tenido como alumno a Aécio Néves (34.897.211 de votos). Después de perder por 3,2 puntos en las presidenciales frente a Dilma Rousseff (43.267.668), presentó ante las autoridades electorales una solicitud de auditoría “para disipar cualquier tipo de duda”...
Manzur, ex ministro de Salud kirchnerista (1 de julio de 2009-26 de febrero de 2015), supuesto padre de la trampa tucumana, se fue acercando lentamente a Macri presidente, hasta convertirse en un aliado directo, en un socio incondicional. Esta postal de la traición, tuvo un valor agregado inesperado. Avianca, la empresa aerocomercial que en teoría compró Mac Air a la familia presidencial, apuntó al Jardín de la República como centro de distribución, pensando en contar con rutas de cabotaje para pelearle el mercado a Aerolíneas Argentinas (Salta, Santiago del Estero, La Rioja, Catamarca, Resistencia, Córdoba, San Juan, Mendoza, Rosario e Iguazú). El acuerdo final fue muy oneroso, para una provincia de recursos escasos. El gobierno de Tucumán, con economía regional en retroceso, se comprometió a pagar un seguro equivalente al 65% del pasaje de cada avión, para garantizar con dinero público, la rentabilidad de una empresa que la Justicia, aún debe determinar si sigue siendo de los Macri.
En las elecciones presidenciales argentinas 2015 (con boleta papel y todos los argumentos del fraude que según la derecha, estaban vivitos y coleando), Cambiemos se impuso con el 51,34% (12.988.349), contra el 48,66% (12.309.575) del Frente para la Victoria 48,66%. Con una diferencia de 678.774 votos, la barbarie dejó el poder sin escándalos mediáticos, ni denuncias judiciales. Y la civilización, esta vez no tuvo quejas.
Se trata del mismo sistema, con el que ganó el PRO las elecciones porteñas entre 2007 y 2015.

En 2007 Mauricio Macri llegó en primera vuelta al 45,76% (798.292 votos), mientras que Filmus-Heller consiguieron el 23,75% (414.205). En el ballotage, la derecha sacó el 60,94% (1.007.729) y el Frente para la Victoria 39,06% (645.779).
En los comicios celebrados el 10 de julio de 2011, Macri-Vidal obtuvieron el 47,07% (836.608). Detrás la fórmula Filmus-Tomada, con el 27,87% (495.339). En la segunda vuelta el PRO llegó al 64,2% (1.090.389) y el kirchnerismo 35,7% (606.126).
Horacio Rodríguez Larreta fue el candidato a jefe de Gobierno 2015. En primera vuelta, Cambiemos reunió 832.619 votos y en el ballotage 859.802. Martín Lousteau (ECO), logró 465.583 y 817.057 sufragios.

Detrás de las cifras de la última presidencial, quedaron demasiadas preguntas sin respuesta. Por cada uno de los derechos que se multiplicaron entre 2003 y 2015, millones de beneficiados ignoraron el propio balance de sus vidas, cuando gritaron "cambio". Hablados y pensados por los medios, se convirtieron en enemigos de la razón y destruyeron su propio archivo.
En la segunda vuelta ecuatoriana (2 de abril de 2017), la derecha ante la derrota volvió gritar fraude. Se impuso Lenín Moreno (Alianza PAIS) con el 51,04% de los votos, dos puntos más que el candidato de Creo, Guillermo Lasso. Al día siguiente, el banquero denunció "irregularidades" en el proceso electoral, calificó de "ilegítimos" a los resultados que dieron el triunfo al oficialismo y pidió a sus seguidores que se mantengan expectantes en las afueras de las delegaciones del Consejo Nacional Electoral de todo el país. "Las pruebas de irregularidades son muchas. Por eso, no podemos reconocer los ilegítimos resultados", escribió Lasso en su cuenta de Twitter.
Entre los 8 millones de votos que recibió Cambiemos, hubo muchos asalariados que comprobaron en carne propia, que el FPV colocó al poder de compra de los trabajadores, como locomotora del ciclo económico. Sin embargo, optaron por el espacio que habló en campaña de “paritarias fascistas”.

  • La inflación kirchnerista superó el 700%, en 12 años. En paritarias los sueldos de los trabajadores registrados, lograron aumentos cercanos al 1.200%, mientras que los de la economía informal, rozaron el 1.000%.
    Los asalariados se quedaron luego de 12 años, con un 43% de la renta general del país, 9 puntos más que en 2003.
  • El 12 de abril de 2017, Dujovne habló de la preocupación que tiene el Gobierno macrista, por el 2,4% de inflación de marzo. Pero para ponerle un poco de soda al anuncio, apeló a cifras falsas de la “pesada herencia”, señalando que los índices “son bastante más bajos que los que teníamos en todos los meses del kirchnerismo”. Estos datos no se ajustan a los números oficiales, ni a los del denominado Indice Congreso que difundía el grupo de diputados que lideraba Patricia Bullrich. Entre 2011 y 2013, sólo en dos oportunidades la inflación superó el 2,4%. En 2014 lo hizo durante siete meses y en 2015 en ninguna. En cambio, la inflación de 2016 fue la más alta en dos décadas.
  • La inflación del primer trimestre 2015 (Axel Kicillof), fue del 5,2%. Los primeros tres meses de 2016 (Alfonso Prat Gay), 11,4%. Enero, febrero y marzo de 2017 (Nicolás Dujovne), fue del 6,5%.

Votaron a Macri muchos argentinos que se llenaron la boca hablando de inflación y sin embargo, optaron por el sector que aumentó en ocho años un 740% los impuestos en la Ciudad de Buenos Aires. Eligieron a los que auspiciaban devaluación, levantamiento del cepo sin anestesia (algo que a muchos oídos les sonó parecido a la toma de la Bastilla) y por consiguiente, bancaron la dolarización de la economía cotidiana. Por lo tanto, los preocupados por el incremento del costo de vida, eligieron el modelo más inflacionario que había en vidriera.

  • Crecimiento económico argentino, según el Banco Mundial: 2003: 8,8; 2004: 9; 2005: 9,2; 2006: 8,4; 2007: 8,6; 2008: 3,1; 2009: 0,1; 2010: 9,1; 2011: 8,6; 2012: 0,9; 2013: 2,1; 2014: 0,5 y 2015: 2,4. Los números oficiales de Cambiemos, marcaron en 2016 una caída de la economía del 2,3.
  • La unificación monetaria fue indispensable, luego de crisis que produjo el neoliberalismo en 2001. El kirchnerismo rescató la totalidad de las cuasi-monedas, por un valor de 8.000 millones de dólares.

Entre los votantes de la alianza conservadora, existieron muchos ciudadanos que durante décadas mostraron su preocupación por las consecuencias de la deuda externa, pero optaron por la propuesta política que triplicó la porteña en el período 2007-2015 (de 574 millones de dólares a 1.794 millones) y que prometía desde la Nación, volver con desenfreno al mercado de capitales.
El 29 de marzo de 2017, el INDEC confirmó que en el primer año de Macri presidente, la deuda externa llegó a 192.462 millones de dólares, cifras que muestran un incremento del 13% respecto a 2015. Paralelamente, la balanza de pagos arrojó un déficit de 15.024 millones de dólares, un 10% por debajo de la pérdida de 16.806 millones registrada en 2015.
Con su voto también sostuvieron, a un grupo económico que quedó a flote en 1982, con la estatización de sus obligaciones en dólares; la medida más socialista de la historia del neoliberalismo argentino. Los responsables fueron dos viejos conocidos de los Macri: Domingo Cavallo (presidente de aquel Banco Central) y Carlos Melconian (jefe del departamento de Deuda Externa, del mismo banco).
La estatización, a través de regímenes de seguros de cambio, se dispuso en septiembre de 1982 y significó cerca de 17 mil millones de dólares, sobre un total de poco más de 43 mil millones, que totalizaba la deuda externa declarada en 1983.
Entraron en los botes estatales que los salvó del naufragio, Cogasco (1.348 millones de dólares), Autopistas Urbanas (951), Celulosa Argentina (836), Acindar (649), Banco Río (520), Alto Paraná (425), Banco de Italia (388), Banco de Galicia (293), Bridas (238), Alpargatas (228), CitiBank (213), Naviera Perez Companc (211), Dálmine Siderca (186), Banco Francés (184), Papel de Tucumán (176), Minetti (173), Banco Mercantil (167), Aluar (163), Banco Ganadero (157), Celulosa Puerto Piray (156), Banco Crédito Argentino (153), Banco Comercial del Norte (137), Banco de Londres (135), Banco Tornquist (134), Banco Español (134), Sade (125), Sevel (124), Banco de Quilmes (123), Interama (119), Cía. de Perforaciones Río Colorado (119), Swift Armour (115), IBM (109), Banco Sudameris (107), First National Bank Of Boston (103), Astra Evangelista (103), Mercedes Benz (92), Banco de Crédito Rural (92), Deutsche Bank (90), Industrias Metalúrgicas Pescarmona (89), Banco Roberts (89), Banco General de Negocios (87), Alianza Naviera Argentina (82), Propulsora Siderúrgica (81), Ford (80), Astilleros Alianza (80), Masuh (80), Continental Illinois National Bank (76), Banco Shaw (73), Pirelli (70), Deere (69), Cemento Noa (67), Banco Supervielle (65), Alimentaria San Luis (65), Loma Negra (62), Selva Oil Incorporated (61), Macrosa (61), Sideco Argentina (61), Chase Manhattan Bank (61), Bank Of America (59), Astra (59), Deminex Argentina (57), Industrias Pirelli (56), Esso 55 La Penice (53), Manufactures Hanover Trust (53), Petroquímica Comodoro Rivadavia (52), Fabril Financiera (52), Panedile Argentina (51), Fiat (51) y Banco Provincia de Buenos Aires (50).

Muchos de los que eligieron a Macri, eran dueños, laburantes y proveedores de Pymes, sin embargo votaron al que prometía libertad de comercio y apertura de los mercados; optaron por el partido que terminaría con cientos de miles de pequeños emprendimientos, como sucedió primero con Martínez de Hoz y luego con Domingo Cavallo.
El secretario Pyme del Ministerio de Industria, Horacio Roura, afirmó que durante la última década se crearon unas 200.000 pequeñas y medianas empresas en Argentina, al participar como expositor de las IX Jornadas Anuales de Microfinanzas en Argentina 2015. "En los últimos 10 años la cantidad de Pyme en Argentina aumentó casi 50%, pasando de 400 mil en 2003 a cerca de 600 mil en la actualidad".
Sin duda, también hubo miles de jubilados en el voto macrista y seguramente alguno de ellos, fue uno de los 3 millones que lograron el beneficio, sin tener todos los aportes. Creyeron ingenuamente en Macri, los que sumaron dos aumentos anuales a través de la Ley de Movilidad y vieron como desde 2003, la jubilación mínima en la Argentina aumentó un 2.766%.

  • Durante la década del '90, la jubilación mínima estuvo congelada en 150 pesos. Cuando asumió Néstor Kirchner, decretó un aumento que la llevó a 220 (46%). Hasta la sanción de la Ley 26.417 de Movilidad Jubilatoria (dos incrementos por año, marzo y septiembre), el Gobierno realizó 14 aumentos por decreto. La movilidad opera desde marzo de 2009.
  • Con la nueva Ley, el aumento en 2009 fue del 19,89%, en 2010 del 26,50%, en 2011 del 37,06%, en 2012 del 31,05%, en 2013 del 31,78%, en 2014 del +30,47% y durante 2015 del 33,03%.
  • Pesada herencia: Eliminación de las AFJP, que manejaban el 75% de los fondos de los jubilados; devolución del 13% a jubilados y empleados públicos (descuento que efectuaron De la Rúa, Bullrich y Cavallo); 3 millones de nuevos jubilados que tenían aportes parciales o nulos, hoy cobran su jubilación, mientras cancelan su deuda previsional; doble aumento anual a jubilados y pensionados, luego de una década de congelamiento; jubilación para las amas de casa; descuentos de 80% en medicamentos a afiliados del PAMI y tarjeta Argenta.

Ese mismo sector optó en Capital, por una candidata a diputada que en 2001 les sacó el 13% y que finalmente se sumó al gabinete como ministra de Seguridad. Votaron a un partido que eligió como heredero del jefe de Gobierno porteño, al dirigente que destrozó el PAMI en tiempos de la Alianza.
"El PAMI tiene una vieja deuda con nosotros (creo desde el año 94 o 95) de 1.900.000 pesos; la hubiéramos cobrado en 48 horas si hubiéramos aceptado los retornos que se nos pedían (como es lógico no a mí directamente). Si hubiéramos aceptado las condiciones imperantes por la corrupción del sistema (que se ha ido incrementando en estos últimos años) deberíamos tener 100 camas más. No daríamos abasto para atender toda la demanda". Carta de René Favaloro a Fernando De la Rúa (29 de julio de 2000).
Entre los votantes de Cambiemos, hubo beneficiados por la Asignación Universal por Hijo. Esos argentinos no repararon que los economistas del PRO, prometían desfinanciar al Estado eliminando retenciones. Y tampoco les importó que uno de sus referentes, señalara que el destino de esos planes era “la canaleta del juego y la droga” y otro planteara que “las chinitas" de su provincia, se embarazaban “para cobrar una platita”.
La Universidad Católica Argentina señaló a fines de marzo de 2017, que el kirchnerismo redujo drásticamente la pobreza y la indigencia. El Observatorio de la Deuda Social de la UCA, entregó un análisis de lo sucedido entre 2003 y 2015, pocos días después de confirmar que el Gobierno de Macri, condenó a vivir bajo la línea de pobreza a un millón y medio de personas y que los nuevos indigentes de Cambiemos, sumaban 600 mil.
La Católica dijo que si se toma como base la anterior metodología del Indec, entre 2003 y 2015 la pobreza descendió del 54,3% al 21% y la indigencia del 25,2% al 5%.
Agregó que si el cálculo se hace en función del nuevo sistema implementado por el INDEC de Todesca, entre 2004 y 2015 la pobreza cayó del 57,9% al 30%, mientras que la indigencia pasó del 18,5% al 5,3%.

Docentes que votaron a Macri no tuvieron en cuenta cuando enfrentaron las urnas, ni la falta de miles de vacantes en la ciudad de Buenos Aires, ni las aulas containers, ni las aulas durlock, ni el 0800 de persecución ideológica, ni los descuentos por los días de paro, ni la mordaza que les impide hacer declaraciones públicas, ni el monumental aumento de los subsidios a las escuelas privadas.

  • La Ciudad de Buenos Aires es la jurisdicción con más alumnos en escuelas privadas del país y la que ostenta la mayor oferta de educación no estatal. En los dos últimos años de la gestión de Mauricio Macri, el gobierno porteño gastó mensualmente, 6.700 pesos por cada alumno que cursa en el sector privado.
  • Pesada herencia: Programa “Conectar igualdad”(distribución 3.400.000 netbooks para estudiantes secundarios); construcción de más de 1.500 escuelas en todo el país; Programa Nacional de Alfabetización; derogación de la Ley Federal de Educación y promulgación de la Ley de Educación Nacional, para considerar obligatoria, la enseñanza media; 6,47% del PBI para Educación; implementación de la ley de Educación Técnico Profesional; Programa Nacional de Inclusión Educativa; Programa Fines y Creación de 19 universidades (El presupuesto universitario aumentó un 172% a lo largo del período y pasó de 1.624 millones a 4.412 millones de pesos en 2007. Los salarios promedio de los docentes universitarios aumentaron un 174% en el período 2003-2007).

Entre los votantes macristas seguramente hubo homosexuales, que en lugar de optar por el sector que posibilitó que pudieran casarse o elegir su identidad; lo hicieron por el tipo que cuando era presidente de Boca, dijo que ellos eran “víctimas de una desviación” y que no eran "cien por cien normales”.
"Si me ponés en la situación de un niño en condiciones de abandono, frente a una vida que va a ser muy dolorosa, muy triste y nadie lo quiere, pero hay una pareja de homosexuales que lo quiere adoptar... Y bueno, que lo adopte. Pero hay que pensar en la discriminación que puede sufrir ese chico" (Gabriela Michetti a La Nación, noviembre 2012).
Los usuarios del subte, votaron al que aumentó la tarifa más de un 300%; al que cambió metrobuses por la promesa de 10 kilómetros de vías bajo tierra por año y al que encabezó un negociado tan vergonzante como millonario, comprando chatarra al Metro de Madrid.
Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Argentina con un PBI de 460 mil millones de dólares, presentó en 2015 el PBI más alto luego de Brasil (2,3 billones de dólares) y México (1,2 billones de dólares). El crecimiento del Producto Bruto Interno entre 2003 y 2008, superó el 8% por año promedio y lo elevó a 340 mil millones de dólares. Ese lapso, fue el de mayor crecimiento de los últimos 100 años (entre julio de 2003 y marzo de 2007, el PBI se elevó un 37,8%, dato inédito en la historia de la economía argentina).
Parejas que soñaron con un tratamiento de fertilización asistida y votaron por los lobistas de la medicina privada (Juan Tonelli, novio de Michetti), que en el Congreso se opusieron a la ley. También lo hicieron porteños sin vivienda, que votaron al que prometió construir 10 mil unidades por año y solo hizo 350 en dos períodos de gestión.
Por supuesto que hubo médicos en el voto PRO, pero no importó demasiado la represión en el Borda, ni la promesa incumplida de un hospital en Lugano o restarle presupuesto al Garrahan en todos los ejercicios.
En el mini Davos de 2016 que se llevó a cabo en el CCK, Macri arrancó en inglés planteando: “Hace nueve meses la Argentina estaba al borde de otra crisis pero los argentinos decidimos cambiar, reaccionamos a tiempo y logramos cambiar”. Pero en la información oficial que difundió el Gobierno en el Foro, los datos socioeconómicos no hablaban de “pesada herencia”.
Bajo el título “Why invest” (“¿Por qué invertir?”), el sitio oficial del encuentro enumeró una serie de indicadores que no coincidían con ese diagnóstico. El texto destacaba que el país es “número uno en el ranking de desarrollo humano e índice de Educación en la región”, “tercera mayor economía de la región”, “segundo PBI per cápita más alto de la región” y el menor índice de GINI de la región (distribución más equitativa del ingreso).
Lejos de “los palos en la rueda”, con los que el presidente simbolizó juicios y ausentismo, el documento hablaba de “mano de obra de primer nivel, reconocida por sus capacidades técnicas, creatividad y versatilidad”. El Gobierno señalaba en ese recorrido, que la Argentina era un país con una desocupación del 6%, con la menor desigualdad social en toda la región y la mayor clase media, con unas instituciones sólidas y una infraestructura bien desarrollada.

Un montón de argentinos votaron a la oposición empujados por las denuncias de corrupción contra el Gobierno nacional. Pero extrañamente, optaron por un hombre que rescató la Corte Suprema menemista, en la causa por contrabando de autopartes; al procesado por montar una red de escuchas telefónicas y al grupo económico que dejó en el Correo, un muerto de casi 300 millones de pesos.
Todos los ciudadanos que le entregaron a Cambiemos el gobierno de Morón, parece que no recordaron quién fue el cómplice de Juan Carlos Rousselot, en el tristemente célebre negociado de las cloacas.
El 23 de marzo 2017, la Auditoría General de la Nación aprobó por unanimidad las cuentas de la gestión de Cristina Fernández de Kirchner en 2015 (siete miembros, del PJ, FPV, UCR y FR). Lo mismo había sucedido con los balances 2013 y 2014.
Posiblemente, alguien que aplaudió a Néstor Kirchner cuando dijo que la disyuntiva era "políticos o gerentes" en la Casa Rosada, finalmente se quedó con el candidato que en el Coloquio de IDEA 2015, prometió regresar al año siguiente con su gabinete, para poder acordar la política económica con los empresarios.
"Cuando en la Argentina cambia la estructura de la sociedad tradicional por una configuración moderna que redistribuye las clases, el medio pelo está constituido por aquella que intente fugar de su situación real en el remedo de un sector que no es el suyo y que considera superior. Esta situación por razones obvias no se da en la alta clase porteña que es el objeto de la imitación; tampoco en los trabajadores ni en el grueso de la clase media. El equívoco se produce a un nivel intermedio entre la clase media y la clase alta, en el ambiguo perfil de una burguesía en ascenso y sectores ya desclasados de la alta sociedad" (Arturo Jauretche).
Existieron votos de Cambiemos entre trabajadores de YPF y Aerolíneas, beneficiarios de Procrear y Progresar, usuarios del Ferrocarril y padres que vacunaron a sus hijos con alguna de las 19 gratuitas. Argentinos amnésicos que no se acuerdan de Iron Mountain, de Fernando Niembro, de los 82 medios estafados en 2015 con pautas publicitarias que nunca recibieron ("error de carga"), de los 7 muertos por las inundaciones de abril de 2013, de la brutalidad de la UCEP, del Fino Palacios, de 130 leyes vetadas o de los pibes calcinados en un taller clandestino de Flores…
La lista es tan grande, como la brecha que existe entre la mano que les dio de comer y los grupos económicos que en el pasado, les sacaron la comida de la boca.
"Clase media, medio rica, medio culta, entre lo que cree ser y lo que es, media una distancia medio grande / Desde el medio mira medio mal a los negritos, a los ricos a los sabios, a los locos, a los pobres / Si escucha a un Hitler, medio le gusta y si habla un Che, medio también /A veces, solo a veces, se dá cuenta (medio tarde), que la usaron de peón en un ajedrez que no comprende" (Mario Benedetti)
A millones de argentinos, les arrancaron la posibilidad de identificar al enemigo y los transformaron en seres indefensos. La democracia permite que sus detractores, también puedan ser electos; una indefensión a la que quedó expuesta desde su nacimiento. Los protagonistas, los que colaboraron o los que fueron cómplices lejanos de cada golpe de Estado, quedaron legitimados a través de listas que llevaron sus nombres o el de sus herederos (Domingo Cavallo diputado nacional, 1987-1989. Ingresó al Congreso como extrapartidario de la lista del PJ Córdoba, que armó De la Sota).
Con el Programa Federal de Desendeudamiento, hasta 2015 las provincias reestructuran el 89% de las deudas con el gobierno nacional, por más de 65.500 millones de pesos.
El pasado y la memoria son tesoros que la derecha devaluó por necesidad, apostando al país amnésico. Para el neoliberalismo, la historia adulterada es el plato del día; siempre rociado generosamente por una caricatura repleta de falsos héroes.
Aquel mejor equipo de los últimos 50 años, estaba repleto de PRONTUARIOS, antes de salir a la cancha.

  • Susana Malcorra, la que echó a 400 empleados de Telecom en 2001, venía de ser la jefa de Gabinete de las Naciones Unidas y llegó con el guiño del Departamento de Estado norteamericano, para hacerse cargo de la Cancillería.
  • Prat Gay a cargo de la Economía. Puesto cómodo para el ex JP Morgan, imputado por lavado de activos y fuga de capitales a Suiza, como administrador de la fortuna de Amalita y Pilar Superville.
  • Melconian al Nación, luego de haber sido la mano derecha de Cavallo en el Central en 1982, cuando Mingo estatizó la deuda externa privada y salvó a casi 70 conglomerados económicos nacionales.
  • En Energía Aranguren, el ex CEO de Shell. Imputado por delitos contra el mercado de capitales, luego de comprar 3,5 millones de dólares al HSBC, a 8,40 cuando cotizaba a 7,14. Adquirir semejante volumen, a un valor mayor al de la plaza, generó corrida bancaria y devaluación.
  • Ministerio de Agricultura para Ricardo Buryaile, un deudor del Banco Nación por más de 698 mil pesos. El agrodiputado por Formosa y ex vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas, tenía su dieta de legislador nacional embargada.
  • Con el asesinato de Fuentealba a cuestas (asesor en Seguridad de Sobisch), Eugenio Burzaco asumió como secretario de Seguridad. Su hermano (CEO de Torneos y Competencias) no pudo estar en su asunción, porque se encontraba imputado y detenido en Estados Unidos, por el escándalo de corrupción en la FIFA.
  • Jorge Triaca se convirtió en ministro de Trabajo de Macri, repitiendo la historia de su padre. Aquel ex titular de la CGT dialoguista con la última dictadura, fue el primer responsable de la cartera laboral en tiempos de Menem. En la segunda presidencia del riojano, Triaca Jr. se desempeñó como consultor en proyectos de "Reforma de la Administración Pública" (1996-1998), dependiente del Ministerio de Economía.
  • Patricia Bullrich, la que recortó el 13% a jubilados y estatales como titular de la cartera laboral en 2001, quedó a cargo de Seguridad.
  • Pablo Avelluto, el autor en las redes sociales de una colección de mensajes gorilas, fue a Cultura para achicar la grieta: “Néstor no se murió. Vive en el Paraíso fiscal”, “Los militares hicieron mucho daño. Entre otras cosas nos legaron a Cabandié”, “Y si echamos a todos los docentes y empezamos de nuevo? Ok, no a todos, sólo a los que creen que hacer paros sirve para algo” y “El golpe militar del ’55, es mi golpe preferido”.
  • Para manejar los medios públicos, Hernán Lombardi. Otro ex funcionario de la Alianza, imputado por desvío de fondos de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, hacia la Fundación Pensar.
  • El Plan Belgrano, quedó en manos del tucumano José Cano. Un proyecto de infraestructura para el NOA, con presupuesto teórico de 50 mil millones de pesos, para los primeros cuatro años y otros 10 mil millones de dólares en infraestructura, en la década siguiente. Premio para el hombre que mintió “fraude”, poniendo en jaque al sistema democrático, con la complicidad de un juzgado muy flojo de papeles.
  • Francisco Cabrera en Producción. El presidente de la Fundación Pensar, pasó por Hewlett-Packard y Máxima AFJP (una de las compañías que se encargaron de las jubilaciones privadas hasta que el kirchnerismo las cerró en 2008). Luego desarrolló su carrera en el Grupo Roberts y luego en el HSBC, donde integró los directorios de La Buenos Aires Seguros, Docthos y del sector minorista del Banco. A partir de diciembre de 2007, empezó a trabajar como ministro de Desarrollo Económico de la Ciudad de Buenos Aires.
  • Sturzenneger en el Banco Central. Un hombre de Menem entre 1995 y 1998, como economista jefe de YPF y luego del equipo de Cavallo durante la Alianza. Procesado por el Megacanje que defraudó al estado por 50 mil millones de dólares.
  • Andrés Ibarra hombre del Grupo Macri, pieza clave en la privatización del Correo Argentino.
  • El caso Laura Alonso, diputada que no cumplía con los requisitos para liderar la Oficina Anticorrupción, simplemente porque no era abogada. Además no cumplía con la antigüedad profesional en el Ministerio Público o en el Poder Judicial, sin embargo la ley no fue obstáculo para que asuma quien controla su cumplimiento…
  • Rogelio Frigerio a Interior. El presidente del Banco Ciudad de Buenos Aires en la segunda jefatura de Gobierno de Macri, fue ex secretario de Programación Económica de Roque Fernández, en el segundo mandato de Carlos Menem.
  • Claudio Avruj designado en Derechos Humanos de la Nación, fue hombre de confianza del ex banquero Rubén Ezra Beraja, quien presidió la DAIA entre 1991 y 1998, acusado de encubrir a quienes volaron mutual AMIA, condenado por el vaciamiento del Banco Mayo (la malversación de 298 millones de dólares) y juzgado por el encubrimiento del atentado a la AMIA.

Cambiemos sintió que le sobraba legitimidad para poner la heladera en el living, el inodoro en la cocina y la tele en la terraza. A poco de andar, el país empezó a quedar incómodo, hasta para un porcentaje importante que bancó el “cambio” en las urnas. Democracia rara, chiquitita, casi imperceptible...
Ni una sola consulta (ni real, ni formal), sobre temas muy sensibles a la estabilidad del sistema, con la otra mitad que votó por el proyecto que está en las antípodas del macrismo. Ni una consulta, sobre aspectos de la vida política, social y económica que no fueron plebiscitados en campaña.
Un gobierno que lejos de cumplir promesas, administra sorpresas para propios y extraños (Panamá Papers, Correo, Avianca, Odebrecht, etc.).
En octubre de 2010, el Negro Fontova escribió una carta dedicada a Clarín. Esas líneas se convirtieron en la contracara del engaño mediático. "Después de analizar las razones por las que este proyecto ha llegado a su fin debo confesarles que me convencieron: NO VOY A VOTAR A LOS KIRCHNER. LOS MEDIOS ME CONVENCIERON....LES VOY HACER CASO. Por supuesto que ya mismo le voy a decir NO a todo lo que hicieron y quiero que me acompañes con tu firma al pie de la proclama:
1. NO a la nacionalización de las AFJP: Quiero que ya mismo se las devuelvan los bancos extranjeros y que la caja la manejen ellos.
2. NO a la recuperación de los salarios de Jubilados: Quiero que deroguen ya mismo el aumento dos veces al año que votó el Congreso y volver al valor histórico de $130 actualizados.
3. NO a la jubilación universal: Que los que no hicieron aportes, no se jubilen como era antes y que devuelvan la plata todos los que se jubilaron injustamente. Son solo 1.800.000 viejos.
4. NO a las retenciones a la soja: Que las ganancias se las queden las 2.000 familias que exportan soja y no quiero que se las reparta entre el resto de los argentinos.
5. NO a la recuperación de los pequeños agricultores: Que el Banco Nación les ejecute los campos o se los vendan a los grandes agricultores o inversores extranjeros.
6. NO a la vuelta al crédito: Quiero volver al 2003, nada de compra de autos cero kilómetro, ni cocinas, ni calefones, ni computadoras pagadas en inútiles cuotas. No quiero que laburen los trabajadores de esas empresas, que los despidan si no venden.
7. NO a la generación de empleo: Los 4 millones de argentinos que consiguieron trabajo, ¡que los devuelvan! 8. NO al dólar alto: Que favorece a los exportadores solamente. Quiero volver al uno a uno, aunque haya muchos desocupados, vamos a volver a viajar por el mundo.
9. NO a la Unión Latinoamericana: Quiero volver a las relaciones carnales con EEUU, nada de relacionarse con países atrasados de América. Bloqueo a Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil, Paraguay, Nicaragua y recontra bloqueo e inundación a Cuba y todos los cubanitos.
10. NO a la nacionalización de Aerolíneas: Quiero que vuelvan a manos de la madre patria que cuando tuvieron hambre le enviamos trigo y cuando estuvimos mal nos ayudaron con empresas como Repsol y Telefónica. Aunque perdamos algunas rutas aéreas a manos de otros países y vendamos los aviones, podemos viajar con LAN Chile. 11. NO a las 700 escuelas: ¿Quién se cree Kirchner? ¿Sarmiento? ¡Demolición ya!
12. NO a la limpieza de la Corte Suprema: Quiero volver a la corte anterior. Quiero volver a la justicia anterior. ¡Antes no había justicia obsecuente del Poder Ejecutivo!
13. NO a la política de Derechos Humanos: No hay que juzgar a nadie, no hace falta. Devuelvan la ESMA a los fines anteriores. Repriman los reclamos ¡hace 7 años que no muere nadie en una manifestación!
14. NO a la estatización del Correo: Que se lo devuelvan a Macri, y le perdonamos la deuda de más de 700 millones que debía de canon.
15. NO a los planes sociales: Los que tienen hambre que pidan en la calle y coman en ollas populares en las plazas, si saquean... ¡a la cárcel y mano dura!
16. NO a la recuperación de la Fábrica de Aviones de Córdoba: Podemos comprar aviones brasileños, no necesitamos frabricarlos acá.
17. NO a la derogación de la Ley de Radiodifusión de la Dictadura: Quiero que los medios sigan en pocas manos privadas y quiero seguir pagando para ver el fútbol. ¡Aguanten Clarín, Hadad, Vila y Manzano!
18. NO al aumento del presupuesto educativo: Vamos a volver al 1,2% del PBI de 2003, y rechazo el aumento al 6% actual que es excesivo.
19. No a la recuperación del CONICET: Si tenemos tantos científicos por el mundo ¿para que los queremos acá? ¡Que se vayan! 20. NO a este gobierno: Quiero que vuelva a gobernar cualquiera. Los de la Alianza (Lilita, Stolbizer, Pato Bullrrich, Morales) o los de Menem (Macri, Solá, De Narváez), me da lo mismo. ¡GRACIAS, CLARIN! ¡ME CONVENCISTE!

El Gobierno de Macri viaja a la velocidad del sonido, pero a contramano. Cambiemos intenta terminar con la grieta, pero haciendo desaparecer a uno de los dos modelos. Para quedarse primero con el voto popular y luego gobernar en su nombre con un histórico decálogo de medidas regresivas, la traición es algo sumamente imprescindible. Con distintos niveles de protagonismo, con porcentajes variopintos de responsabilidad y culpabilidad; los teóricos de operaciones políticas, periodísticas y judiciales, son los verdaderos autores del engaño colectivo.

Capítulo 1
Compartir